El Camino de Santiago conforma una de esas experiencias vitales que trascienden lo puramente físico. Según la ruta escogida, sus cientos de kilómetros iniciarán un viaje en el que la reflexión, la introspección y el disfrute se elevarán a un nivel superior.

Existen agencias de viajes especializadas en su recorrido. Entre ellas, Santiago Ways es una de las líderes del sector en lo que hace referencia a esta temática. Si se piensa iniciar un viaje de senderismo por toda Europa, por el Camino de Santiago y la gran variedad de rutas que ofrece, se encontrará a una de las más conocidas a nivel mundial.

El Camino Francés

El Camino Francés es la ruta del Camino de Santiago más conocida y preferida por todos los peregrinos que desean ir por primera vez o que llevan unas cuantas ediciones en sus piernas. Entre sus características, destaca que a lo largo de todo el trayecto se disfruta de una amplia variedad de recursos culturales, naturales y gastronómicos, ofreciendo una propuesta muy completa en la que, además de completar el propio camino como tal, se podrá conocer todo el encanto de algunos de los principales pueblos del norte de España.

Todas las etapas de este camino suman algo más de 800 kilómetros y está formado por, aproximadamente, unas 31 etapas que oscilan entre los 20 y los 25 kilómetros. Otra gran opción es realizar el Camino de Santiago en bici gracias a la orografía que presenta todo el trayecto y a la cantidad de ciclistas que lo recorren.

El Camino Aragonés

La vertiente aragonesa es uno de los caminos más antiguos que se pueden completar. Especialmente para los peregrinos que no disponen de mucho tiempo o que guardan algo de respeto a las sensaciones físicas que pueden experimentar, es una de las principales recomendaciones. A nivel de kilometraje, no llega a los 200 kilómetros en total, por lo que está especialmente dedicado para peregrinos amateurs.

Está compuesto por un total de 6 etapas, en las que la naturaleza y la belleza de los paisajes son los principales atractivos. El Camino Aragonés es una de las mejores opciones para conocer las sensaciones que se pueden experimentar en el Camino.

El Camino Primitivo

El Camino Primitivo se denomina así por ser el trayecto que fue completado por Alfonso II El Castro hasta llegar a la tumba del Apóstol Santiago en el siglo IX. Está compuesto por un total de 321 kilómetros repartidos a lo largo de 11 etapas, que obligarán a recorrer un total de 30 kilómetros por día.

Justo antes de finalizar, el camino se encuentra con la trayectoria francesa, que habrá que tomar antes de llegar a la ansiada Plaza del Obradoiro.

El Camino Vasco

Desde Irún hasta Santo Domingo de la Calzada, es uno de los recorridos principales del Camino de Santiago. Consta de ocho etapas en las que habrá que sumar 203 kilómetros. Es importante tener en cuenta que, por la ubicación en la que se encuentra tanto la ciudad de origen como el resto de regiones que la suceden, especialmente en invierno es habitual encontrarse con mal tiempo o con una gran cantidad de zonas nevadas.

Estas nevadas proporcionan una vertiente mística capaz de enamorar a cualquiera. Sin embargo, también obligarán a llevar una buena cantidad de ropa técnica con la que afrontar las bajas temperaturas y el mal tiempo.

El Camino Portugués

El Camino Portugués por la costa es uno de los recorridos más atractivos para realizar esta ruta. Es famosa por haber sido efectuada por personajes tan conocidos como el Rey Don Manuel o la Reina Santa Isabel de Portugal, entre muchos otros. Una de sus principales particularidades es el punto en el que llega a la localidad de Padrón, el lugar en el que fue trasladado el cuerpo del Apóstol una vez fue custodiado por sus discípulos.

Por otro lado, también merece la pena decantarse por este recorrido en el momento en el que se llega a Pontevedra, gracias a los atractivos turísticos a nivel arquitectónico que es capaz de ofrecer a todos los caminantes.

El camino es un viaje épico que trasciende de lo puramente físico. Una oportunidad perfecta para reencontrarse con “el yo interior” y conectar con un ambiente y un entorno rodeado de paz, naturaleza y tranquilidad que seguro que se quedará grabado de por vida.