Imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa

La empresa Arcor anunció que les adelanta las vacaciones a sus empleados ubicados en tres plantas por la acumulación de stocks, a raíz de la fuerte caída en las ventas.

La medida de la compañía que dirige Luis Pagani alcanzará a unos 1.700 trabajadores ubicados en las plantas de Colonia Caroya (Córdoba), Villa Mercedes (San Luis) y Salto (Buenos Aires). Comenzarán su descanso el mes que viene durante 15 días, lapso en cual la empresa prevé comercializar sus stocks para poder volver a producir.

Arcos informó a la prensa que hace un seguimiento "día a día" de la situación con el objetivo de evitar suspensiones y despidos porque no se sabe cuál será el piso de la crisis.

Unos 1.300 trabajadores, están ubicados en las plantas de producción de Villa Mercedes y Salto, donde se elaboran los productos de la marca Bagley. En Colonia Caroya, se fabrican chocolates y allí se desempeñan unas 400 personas que tendrán vacaciones entre el 14 y el 27 de octubre inclusive.

El grupo empresario ya había anunciado en mayo el cierre de la planta de conservas "La Campagnola", con lo que 125 trabajadores que se desempeñaban en la planta San Martín, Mendoza, se quedaron en la calle.

En agosto pasado bajó la persiana de la planta de La Campagnola en el Valle Medio de Río Negro, lugar que vio así caer la última fábrica que quedaba en pie allí.

En Arroyito, en cambio, comenzó a producir nuevamente jarabe de maíz de alta fructuosa (insumo para la industria de gaseosas) después de un freno por una semana.

De los 108 trabajadores, 66 fueron suspendidos y el resto realizó tareas de mantenimiento. Fue el tercer freno en esas instalaciones en lo que va del año.