Alberto fue recibido por el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.
Alberto fue recibido por el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.

 
El candidato a la presidencia del Frente de Todos, Alberto Fernández, dio una conferencia magistral en el Congreso de los Diputados de Madrid, bajo el título “América Latina y Europa: desafíos del proceso de integración”, en el marco de su visita a España.
 
El acto fue a las 18 (las 13 de la Argentina), y fue coorganizado por la Universidad Complutense de Madrid y el Observatorio de Derechos Humanos en América Latina.
 
Previamente, Alberto fue recibido por el presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, en el Palacio de La Moncloa, sede del Ejecutivo.
 
 
“La región tuvo una década en la que gobiernos progresistas trabajaron por la región. Brasil logró construir una clase media que significaba la mayor parte de la sociedad brasileña; en Argentina se mejoró la distribución del ingreso; surgió Evo Morales en Bolivia, el socialismo chileno y el Frente Amplio en Uruguay”, expresó Alberto.
 
Agregó que “en determinado momento empezó el repliegue y la llegada de fuerzas conservadoras, y de derecha”. Dijo que en Argentina, Macri “significó un retroceso económico, social y cultural”.
 
En este contexto detalló que se produjo un “maltrato de la educación pública, la ciencia y la tecnología”, y que generó “una sociedad de peor calidad”.
 
Dijo además que Argentina era “el primer país del continente que se pone de pie”. Agregó que es imprescindible que la región se vincule con el mundo “de forma inteligente para enfrentar la globalización”, y que “una de las primeras tareas es reconstruir la unidad latinoamericana”.
 
Agregó que el hecho de que Argentina esté "tan condicionada por las políticas de Estados Unidos" la hizo "retroceder como país". Aclaró que no piensa que el país tenga que tener "una relación mala" con la potencia norteamericana sino "una relación madura".
   
"Tenemos que volver a poner nuestra mirada en Europa y nuestra puerta para entrar siempre ha sido España. Parecía que uno estuviera en contra del acuerdo (de libre comercio), pero yo fui jefe de Gabinete del gobierno que más hizo para motorizar un encuentro entre la Unión Europea y el Mercosur, en el año 2005 o 2006. Ahora parece haber un atisbo de acuerdo. Cuando el tema salió parecía un hecho consumado y en realidad tenemos dos años de discusión para ver cómo se materializa", indicó.