Macri y Lombardi usaron a la agencia Télam para un aviso electoral
Macri y Lombardi usaron a la agencia Télam para un aviso electoral

Sincronizado con el comienzo oficial de la campaña con miras a las elecciones nacionales del 27 de octubre, el presidente Mauricio Macri echó mano a la vapuleada agencia de noticias del Estado, Télam, con el fin de difundir un mensaje de claro tinte electoral. Su amigo y fiel lacayo Hernán Lombardi se la habilitó, siguiendo su costumbre de aprovechar los estamentos oficiales para sus intereses políticos.

De forma insólita, y tras casi cuatro años de un ajuste que derrumbó el poder adquisitivo y la capacidad de los argentinos para hacer frente a sus obligaciones financieras, el mandatario arranca su nota con una frase que parece autoparódica: "Hoy nada es más importante que darle un respiro al bolsillo de las familias argentinas y atender la inestabilidad de la economía. Estoy acá para eso".

Lo que sigue va por el mismo camino, en un esfuerzo por intentar emparchar la brutal derrota que su candidatura presidencial obtuvo en las PASO. Entre párrafos en los que enumera las medidas tomadas luego de las Primarias para paliar la crisis socioeconómica que su gobierno causó, Macri no deja de subrayar que la inflación "hasta el 11 de agosto venía en baja", toda una repetición de su concepto de que el culpable del descalabro que vive el país hace varias semanas es culpa de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

"Eliminamos el IVA de varios alimentos de la canasta básica. Y lo hicimos pensando, sobre todo, en la clase media", dice a sabiendas que su electorado perdido está allí y no en los más pobres, que al fin de cuentas son los eternos castigados por una economía nacional que no deja de derrumbarse.

Entre los méritos que pretende destacar en su texto, Macri indica la incorporación del exministro de Economía bonaerense, "Hernán Lacunza como Ministro de Hacienda al equipo". 

"Su primera decisión fue la de extender los plazos de la deuda para aliviar la carga financiera en el corto, mediano y largo plazo. Y pusimos un límite a la volatilidad del mercado cambiario para proteger la estabilidad cambiaria y a los ahorristas. Son medidas que sólo se justifican en la emergencia, pero que son necesarias para evitar daños mayores", dice el Presidente.

En otro pasaje Macri se ve necesitado de aclarar que va "a seguir gobernando como siempre", lo cual no queda claro si es un dato positivo. "Enfocados en generar trabajo para más argentinos, como venimos haciendo desde el primer día", dice en medio de una desocupación que no se registraba desde hacía una década y media.

En un párrafo que habrá despertado sonrisas incluso en sus colaboradores, el inquilino de la Quinta de Olivos se refiere a los ya legendarios limones que logró exportar tras gestiones e insistencia ante su amigo Donald Trump. "Porque exportar más limones a Estados Unidos -para poner un ejemplo- es eso: argentinos que apuestan y crecen, que acceden a nuevas posibilidades", dice.

Asimismo, remarca la importancia del "acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur", que por estos días tiene más chances de caerse que de concretarse.

Asimismo, se refiere a la recobrada credibilidad del INDEC, quizá el único punto a favor de su gestión. Luego vuelve al género fantástico con menciones a que en estos años se mejoró la Justicia y se respetó la "independencia de poderes".

Para continuar, elige volver a mentir en relación al empleo, una de las más grandes sangrías que provocó la era Cambiemos. "Ese es, a mi manera de ver, el rol de un Presidente: generar las condiciones para que en cada región de la Argentina se multiplique el trabajo", firma.

"Podemos vivir en una Argentina republicana y libre. Podemos encaminar la economía y salir de décadas de altos y bajos", acota en el final de su mensaje electoral, en una frase solo tolerable entre convencidos.