Vidal y Molina siguen sin dar respuestas a los trabajadores de la papelera Ansabo
Vidal y Molina siguen sin dar respuestas a los trabajadores de la papelera Ansabo

Un fuerte operativo, con decenas de efectivos de Prefectura y de la Policía Bonaerense y la llamada "supervalla", intentaron frenar la manifestación de trabajadores despedidos de la papelera Ansabo, en el Puente Pueyrredón, quienes cortaron la subida a ese acceso a la Ciudad.

En la protesta, los trabajadores le reclamaron a la gobernadora, María Eugenia Vidal, y al intendente de Quilmes, Martiniano Molina, soluciones para los despedidos y sus familias.

"Nosotros no nos vamos a ir de la fábrica, la vamos a reactivar con la patronal o sin la patronal, con el apoyo del Gobierno o sin el apoyo del Gobierno. De la fábrica nos van a sacar con los pies para adelante porque es lo único que tenemos", aseguró Jonatan desde el Puente, en diálogo con la Izquierda Diario.

A casi dos meses del cierre de la empresa los trabajadores no han recibido ninguna respuesta. Luego de que cerró la empresa, de forma fraudulenta, dejó a 50 familias en la calle. 

Efectivos de Prefectura Naval impidieron la interrupción total del tránsito durante la protesta, donde se sumaron empleados cesanteados de muchas empresas: Ran-Bat, Expreso Lomas, Coca-Cola, Canale, Mielcita, Cresta Roja, Siam y Latam.

También participaron de la medida el Movimiento de Agrupaciones Clasistas (PTS + trabajadores independientes), la Coordinadora Sindical Clasista (PO), el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), la Coordinadora de trabajadores en lucha de Zona Sur, Izquierda Socialista, el Nuevo MAS, entre otros.

Para evitar el corte total de uno de los principales accesos a la Ciudad de Buenos Aires, las fuerzas de Seguridad desplegaron una valla extendible, que había sido donada por el Gobierno de China para la realización de la Cumbre de Jefes de Estado del G20. Pese al fuerte operativo de seguridad, no se registraron incidentes entre los uniformados y los manifestantes.