Elecciones en Israel: la Coalición que enfrentó a Netanyahu se impone por poca diferencia
Elecciones en Israel: la Coalición que enfrentó a Netanyahu se impone por poca diferencia
La coalición centrista Azul y Blanco habría alcanzado 32 bancas en las elecciones generales que se celebraron en Israel, uno más que el Likud, partido de la derecha.
 
Según publicó Agencia Sputnik, tras los datos facilitados por el Comité Electoral, se escrutaron el 90% de los votos emitidos.
 
Detrás de Azul y Blanco se ubicó el partido de ultraderecha Likud, con 31 bancas en el Parlamento, perteneciente a Benjamín Netanyahu. Como tercera fuerza figura la Lista Conjunta árabe, que habría obtenido 13 diputados.
 
Ni el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, ni Netanyahu sumarían suficientes bancas con sus aliados naturales para alcanzar los 61 necesarios para poder gobernar en mayoría, en un Parlamento de 120 diputados.
 
Netanyahu podría contar automáticamente con 55 bancas, pero le faltarían seis para formar gobierno.
 
Gantz tendría 43, pero si la Lista Conjunta árabe lo apoyara externamente, sin entrar en el Gobierno, sumaría 56. No obstante, el apoyo árabe es improbable.
 
En el medio de los dos bloques de Netanyahu, que engloba a la derecha y los partidos religiosos; y el de centro-izquierda de Gantz, aparece "Israel Nuestro Hogar", partido de ultraderecha, que obtuvo 9 diputados, pero tiene fuertes desavenencias con Netanyahu.
 
El jefe de Israel Nuestro Hogar, Avigdor Lieberman, es partidario de formar un Gobierno de unidad de fuerzas seculares: su partido, el Likud y Azul y Blanco.
 
Las formaciones religiosas, la ultraortodoxa sefardí Shas y la ashkenazí Judaísmo Unido de la Torá, habrían conseguido 9 y 8 escaños respectivamente.
 
Por último, la coalición de extrema derecha y nacional-religiosa Yamina (Derecha) obtuvo 7 diputados, la coalición de centro-izquierda Laborismo-Guesher, 6 escaños, y la izquierdista Unión Democrática, liderada por Meretz, quedó con solo 5 escaños.
 
El ultraderechista y racista Otzma Yehudit (Poder Judío) no lograría superar el umbral del 3,25% requerido para entrar en la Kneset (Parlamento).
 
De salir adelante el ejecutivo de unidad, que podría ser sin Netanyahu, si Azul y Blanco se acabara imponiendo por un escaño, ya que Gantz afirmó que no gobernaría con el actual primer ministro, los árabes quedarían como cabeza de la oposición, en una situación sin precedentes hasta ahora.