Política

Banfield restituyó la condición de socios y socias a las víctimas del terrorismo de Estado

Se trata del primer club del país en llevar adelante esta medida. El paso inicial fue este jueves en el estadio del Taladro. Les entregaron carnets simbólicos a familiares de 11 detenidos desaparecidos.

 

Banfield se convirtió en el primer club del país en restituir la condición de socios y socias a las víctimas del terrorismo de Estado, con el compromiso de sus autoridades de encarar en el futuro una reforma del Estatuto para incorporar la categoría de socio detenido-desaparecido, una iniciativa que algunas otras entidades aspiran a replicar en el futuro.

Con un acto en el mismo estadio Florencio Sola, el club dio el paso hacia la restitución: entregó carnets simbólicos a familiares y amigos de los 11 socios y socias que pertenecían al club, según mostró la revisión de sus archivos.

 

La iniciativa partió del grupo Banfield por los Derechos Humanos -una de las “patas” de la Subcomisión de Socios- y fue apoyada por la Comisión Directiva que encabeza Lucía Barbuto.

La propuesta tiene base en el hecho de que los detenidos-desaparecidos no pueden ser encuadrados en ninguna de las causales que hubieran permitido haberlos dado de baja del padrón: no fueron expulsados, no renunciaron a su condición de socios, no están muertos y no dejaron de pagar la cuota por propia voluntad.

Por eso, la Comisión Directiva dispuso el mes pasado la restitución de los carnets y se comprometió a una futura reforma del Estatuto que, el cabo, pondrá al padrón del club en línea con los padrones electorales, por ejemplo, donde todavía se incluye a las víctimas del terrorismo de Estado.

El acto homenaje del jueves recordó las figuras de Ricardo Chidichimo, Raúl Ceci, Roberto Matthews, Eduardo Streger, Silvia Streger, Leonel Saubiette, Alejandro Hansen, José Pablo “Tala” Ventura, Mario Pierrepont, Alberto Pera y Germán Gavio.

 

En el acto estuvieron Lita Boitano, de Familiares de Detenidos-Desaparecidos por Razones Políticas; Nora Cortiñas y Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora; y el periodista Ezequiel Fernández Moores.

“Para nosotros como institución es un orgullo esta iniciativa y creemos que es algo histórico. Por primera vez un club va a devolver la condición de socias y socios a desaparecidas y desaparecidos”, destacó la presidenta Barbuto. "Es importante que aparezcan en el club del que eran socios e hinchas”, remarcó.

El colectivo de Banfield por los Derechos Humanos resultó clave para llevar adelante la medida. Este grupo se conformó al calor de la pelea contra el 2x1 con el que la justicia intentó beneficiar a algunos genocidas, en 2017 cuando el equipo posó con su par de Lanús con una bandera que rezaba “No al 2x1-Memoria, verdad y Justicia”.

 

Creció después durante los meses en los que Santiago Maldonado estuvo desaparecido: hubo banderas en la cancha pidiendo su aparición, carteles sostenidos a mano en la tribuna y hasta una avioneta arrojó volantes con el reclamo sobre la cancha, durante un partido con Racing.

En paralelo, el grupo se integró a la Coordinadora del Fútbol Argentino por los DDHH, que integran más de 20 clubes de todo el país.

"Sabemos que estamos concretando un hecho histórico que necesariamente va a incidir en el resto de las instituciones del fútbol argentino y mas allá también. Banfield está comenzando a concretar algo mucho más profundo”, señaló Sergio Smietniansky, miembro de Banfield por los DDHH.

Entre sus proyectos, Banfield por los DDHH tiene en vista firmar de un acuerdo con Abuelas de Plaza de Mayo, bajo la consigna “Buscamos a banfileños”, para que el club use sus redes en las campañas de la organización, apuntando especialmente a los bebés nacidos en el ex Pozo de Banfield.

Noticias de “Derechos Humanos”
Seguinos