Son dos de las principales espadas mediáticas del macrismo. Mirtha Legrand y Susana Gimenez, las veteranas divas de la televisión argentina, estuvieron invitadas a la lujosa fiesta aniversario que llevó a cabo este miércoles la revista Gente. Sin embargo, el glamour y la inevitable tilinguería del evento tuvo una mancha que aguó los canapés de Editorial Atlántida.

La 54ª edición del festejo se realizó en un recoleto salón del Hipódromo de San Isidro y hasta allí fueron figuras de la farándula local pero también los precarizados trabajadores de la editorial que supo ser colaboradora civil de la dictadura militar y de casi todos los gobiernos de la democracia a partir de 1983, con excepción de los últimos meses de Alfonsín y gran parte de los gobiernos del kirchnerismo.

Las trabajadoras y trabajadores de la editorial reclamaron en el lugar contra los despidos ejecutados en el último tiempo, la profundización del ajuste en los medios del grupo y los retrasos en el pago de salarios.

"Mientras tanto se realiza esta celebración, del otro lado del decorado estamos los trabajadores de la empresa padeciendo los embates de un directorio que una semana atrás despidió -con una causa inventada- a Miguel Braillard, editor de la revista Gente con 27 años de antigüedad. Ese caso se suma a los 80 despidos que tuvimos en febrero y marzo, algunos de ellos realizados con causas falsas para no pagar las indemnizaciones", explicó Félix Vallejos, delegado de la editorial.

"Desde comienzos de año venimos cobrando el salario en dos cuotas fuera del plazo legal establecido y el aguinaldo en tres cuotas. También nos adeudan una parte del acuerdo paritario y varios meses de aportes patronales", agregó Vallejos.