Sínodo de la Amazonía: proponen una economía alternativa con cooperativas
Sínodo de la Amazonía: proponen una economía alternativa con cooperativas
El Sínodo de la Amazonia comenzó el pasado domingo y tiene como objetivo puntualizar en la situación de la región ambiental más importante del planeta, y también sobre el futuro de las comunidades indígenas que la habitan.
 
Según consignó Agencia Ansol, de este encuentro, participan obispos de los nueve países cuyos territorios abarcan porciones de la Amazonía: 4 de Antillas, 12 de Bolivia, 58 de Brasil, 15 de Colombia, 7 de Ecuador, 11 de Perú y 7 de Venezuela, y también representantes de la Curia Romana.
 
"Desde este punto de vista, se reafirmó que la Iglesia debe defender a los que luchan por proteger sus tierras creando, donde aún no existen, redes específicas de protección o activando, a nivel diocesano, acciones permanentes de solidaridad y promoción de la justicia social", sostuvieron. 
 
"La tarea de la Iglesia, como se ha dicho muchas veces, es alzar la voz contra los proyectos que destruyen el medio ambiente. Al mismo tiempo, los Padres sinodales subrayaron la importancia de promover una política y una economía más participativa y alejada de la "cultura del descarte", centrándose más bien en experiencias de economía alternativa, como la de las pequeñas cooperativas que comercian directamente con productos forestales, sin pasar por una gran producción", informaron desde el sitio oficial de noticias de la Santa Sede, Vatican News.
 

Murieron por defender sus propios territorios

 
En el encuentro, que se desarrolla en el Aula Paulo VI, también los obispos hablaron sobre los asesinatos de líderes indígenas en el último tiempo, e instaron a que la Iglesia denuncie estos casos. 
 
"En la Amazonía, de hecho, el número de mártires en este ámbito es espantoso, tanto es así que entre los año 2003 y 2017 los indígenas que murieron por defender sus propios territorios fueron 1.119. No sólo eso: a menudo, los líderes sociales son víctimas de la impunidad y de la insuficiencia de poderes estatales que no garantizan su seguridad", resaltaron.
 
En otro de las párrafos, dijeron que "la Iglesia debe denunciar las distorsiones de los modelos mineros depredadores, ilegales y violentos, y a apoyar las normas internacionales que protegen los derechos humanos, sociales y ambientales, porque el grito de dolor de la tierra depredada es el mismo que el de los pueblos que viven allí". 
 
"La defensa de las poblaciones originarias también fue recordada a través del martirio de muchos misioneros que dieron su vida por la causa indígena y por la protección de aquellos que son explotados y perseguidos por las amenazas que se presentan como proyectos de desarrollo", finaliza. 
 
El Sínodo del Amazonas, que comenzó el pasado domingo, culminará el próximo 27 de Octubre, luego de debatir los 21 capítulos del documento de trabajo denominado: Instrumentum laboris, el cual aborda asuntos como: “La voz de la Amazonía”; la “Ecología integral: el clamor de la tierra y de los pobres” y la Iglesia “con rostro amazónico y misionero”.
 
Por otro lado, se refirieron a algunos puntos que han generado polémica, como la ordenación de sacerdotes casados, la aprobación del diaconado femenino, y la participación y voto de las mujeres en el Sínodo. 
 
Sobre el primer punto, el Papa Francisco, en entrevista con el diario La Stampa (Italia) relativizó su importancia: “Absolutamente no: simplemente es un número del Instrumentum laboris. Lo importante serán los ministros de la evangelización y los diferentes modos de evangelizar”.