El saneamiento del riachuelo es uno de los proyectos más ambiciosos de los últimos años. Sin embargo, por medio de la planificación de Sistema Riachuelo se ha llevado a cabo “la obra más importante en cuanto a infraestructura de hace más de 70 años en la Argentina y en toda América Latina”, según lo afirma Marcela Claudia Álvarez, directora del proyecto Sistema Riachuelo.

La obra consiste en un colector cuya extensión es de 16 kilómetros, una planta de pretratamiento y un emisario. Finalmente, el efluente pre tratado estará a 12 kilómetros del Río de la Plata y a más de 40 metros de profundidad con respecto al lecho del río.

Además, en el último trecho se generará la dilución entre el efluente y el río de la plata para completar de manera absoluta el proceso de autodepuración. El objetivo final del sistema es transportar, tratar y tener disponibilidad de 27 metros cúbicos por segundo. Eso significa más de 2,3 millones de metros cúbicos diarios.

El estado de la obra.
El estado de la obra.

Jorge Samarin, principal referente de Marítima Meridian y de Logística y Servicios Marítimos SA, compañía perteneciente al Grupo Meridian y que participa de la obra, sostiene que “la última etapa tras la construcción de la Planta de Tratamiento de efluentes ubicada en Dock Sud, Avellaneda, es un túnel de más de 15 kilómetros (de longitud, ubicado) por debajo del Río de La Plata con salida de los difusores de agua tratada a la altura del kilómetro 12 del Canal de Acceso al Puerto de Buenos Aires”. Asimismo, es válido destacar que la empresa efectuó la logística marítima de entrega de materiales, además del traslado del personal de trabajo durante la duración del anteproyecto.

El principal referente de Marítima Meridian y de Logística y Servicios Marítimos, Jorge Samarin.
El principal referente de Marítima Meridian y de Logística y Servicios Marítimos, Jorge Samarin.

Por su parte, Marcela Claudia Álvarez asegura que “el Sistema Riachuelo resuelve, de una manera integral, las limitaciones en la capacidad de transporte que tiene hoy gran parte del área de concesión; se trata de la obra más importante para mejorar el río y el principal proyecto de saneamiento de América Latina”. El proyecto tiene fecha de finalización para mayo de 2020 y, junto con el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo, es fundamental para poner fin a la contaminación que ha estado vigente por años en ese curso de agua.