Miles de manifestantes vuelven a salir a la calle en Barcelona
Miles de manifestantes vuelven a salir a la calle en Barcelona
Miles de manifestantes volvieron a salir a la calle este jueves en Barcelona para protestar contra la decisión del Tribunal Supremo de condenar a doce líderes independentistas por el referéndum del 1 de octubre de 2017.
 
"Vamos a seguir saliendo a la calle hasta que haya independencia o hasta que nos dejen votar", señala, en declaraciones a Sputnik, Carlos, un veinteañero simpatizante de la causa independentista presente en la marcha.
 
La concentración se desarrolla en los jardines de Gràcia, en el centro de la capital catalana.
 
La convocatoria fue realizada por los Comités de Defensa de República, los grupos independentistas que también organizaron las protestas de las dos jornadas anteriores, que terminaron en fuertes disturbios.
 
Pese a las imágenes de violencia de los últimos días, los manifestantes dicen que los grupos radicales son minoritarios.
 
"Yo me voy a mi casa en unas horas, cuando se desconvoque la protesta, igual que muchas de las señoras mayores que pueden verse por aquí. Sinceramente, esas imágenes no me gustan. Son los mismos que destrozan comercios cuando el Barça gana un título, no representan al independentismo", apunta Carlos.
 
Otros dos chicos jóvenes que prefieren no revelar sus nombres se expresan en igual sentido, aunque dicen comprender la frustración de aquellos que apuestan por la violencia.
 
"Tras ocho años de movilización pacífica nos seguimos dando contra un muro, al final estaba claro que algo así iba a acabar pasando", señala uno.
 
"A mi no me gusta, pero no voy a criticarlo, supongo que cada uno tiene sus motivos", añade el otro.
 
Por el momento, el arranque de la concentración transcurrió de forma pacífica.
 
Los CDR plantearon la movilización como una "fiesta deportiva y desobediente", excusa que utilizaron para recomendar a los asistentes acudir vestidos con ropa deportiva.
 
Muchos de los manifestantes, sobre todo los más jóvenes, recogieron el guante y llevaron consigo pelotas de tenis, fútbol o volleyball, con las que organizaron pequeños rondos.
 
Los motivos de la manifestación son claros, y descansan sobre el rechazo a la sentencia. Los asistentes corearon en varias ocasiones lemas como "la respuesta a la sentencia, desobediencia".
 
No obstante, no está tan claro, más allá del rechazo al fallo, qué propuesta política pretenden poner sobre la mesa los manifestantes para buscar soluciones en el plano institucional.
 
"Me dan igual las instituciones. Si los dirigentes que tenemos no nos sirven, les pasaremos por encima. Lo que queremos es construir desde abajo", señala Carlos.
 
El pasado lunes arrancó un ciclo de protestas en Cataluña después de que el Tribunal Supremo de España condenara por delitos de sedición, malversación y desobediencia a doce líderes catalanes como responsables del proceso político que llevó al referéndum unilateral de octubre 2017 y a la posterior adopción de una declaración de independencia por parte del Parlamento de Cataluña.
 
El fallo del alto tribunal suma casi 100 años de cárcel para el conjunto de los acusados, recayendo la pena más alta sobre el exvicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, condenado a 13 años de prisión.
 
Según un recuento realizado por el Ministerio del Interior de España, desde la jornada del lunes fueron detenidas 97 personas en los altercados que se produjeron a lo largo de toda toda Cataluña.
 
Del mismo modo, el Ministerio del Interior maneja un balance de 194 agentes de policía heridos en enfrentamientos con los manifestantes.
 
Por su parte, el Sistema de Emergencias Médicas de Cataluña reportó haber asistido desde el lunes a 352 personas que presentaban heridas.