Con el afán de dar vuelta el resultado de las PASO, Mauricio Macri comenzó desde el 27 de septiembre una gira por 30 ciudades a las que desde Juntos por el Cambio llamaron la marcha del "Sí, se puede".

Macri en Chaco
Macri en Chaco

En cada una de ellas, el mensaje es casi idéntico: que el esfuerzo hecho en estos tres años no fue en vano, que ahora viene el crecimiento y la producción, anuncia medidas que tomará en caso de volver a ser elegido por la población para un nuevo mandato. Desde lo discursivo no aporta mucho, y a la vista de lo que prometió en 2015 y lo realizado durante su gestión, las promesas de campaña parecen tener poco impacto de realidad.

Es por eso, que lo que distingue a cada una de las marchas que encabeza el presidente son las situaciones cuasi grotezcas. Momentos que no están coucheados, situaciones que toman por sopresa a un presidente poco hábil al momento de interactuar con la gente.

Esta vez, en Chaco se vivió una situación risueña: en medio de su arenga en pos de defender la democracia, en contra del patoterismo, de decir que no ve los micros y que la gente fue caminando a apoyarlo, al presidente le falló el GPS y lanzó: "Para que escuche todo Corrientes (el acto fue en Saenz Peña, provincia de Chaco) estamos haciendo... (la gente respondió Patria), claro que si´... Patria". Un nuevo blooper para la colección.