Su empleador Hernán Lombardi le consiguió un espacio en la TV Püblica (también en Radio Nacional) y allí es uno de los conductores del ciclo Cada noche, en el que realiza entrevistas a personalidades y famosos de irregular importancia (la emisión de este viernes contó nada menos que con el talibán macrista Juan Acosta).

Lombardi / Scott
Lombardi / Scott

Diego Scott, de él se trata, supo ser productor de Fernando Peña y construir una carrera, aunque saltó a la fama hace poco, cuando se supo que era el autor detrás de la Dra. Alcira Pignata, personaje de Twitter caracterizado por un humor que con el tiempo ingresó en una nube de confusión en la que no se sabía (aún hoy no se sabe) si el racismo, odio de clase, exaltación de la última dictadura y discriminación a toda minoría que expresa el personaje no es parte en realidad del ideario del su creador.

La revelación de que Scott era Pignata estuvo acompañada en su momento de la noticia de que él era quien manejaba la cuenta tuitera de el capitoste de los medios oficiales en esta era Cambiemos, Hernán Lombardi (dato que saltó a la vista cuando tuiteó desde la cuenta de Pignata un mensaje que también posteó en la cuenta del funcionario).

En este caso lo que hizo que este joven reaccionario al servicio del macrismo fuera noticia fue el hecho de que difundió una fake new sobre Axel Kicillof, la cual indicaba (en base a un video confuso) que el candidato a gobernador bonaerense en realidad no maneja un Renault Clío en su campaña por la provincia sino que utiliza uno de mayor porte del cual se baja para subirse al Clío y hacerse filmar en él. 

Scott mantuvo durante varias horas su tuit con la noticia falsa incluso pese a que el periodista Diego Iglesias le aclaró que el video que estaba mostrando (subido por un desconocido a las redes y difundido por los trolls de Marcos Peña) estaba manipulado porque se trataba de una nota que él había realizado con Kicillof y que el auto más allá del Clío era del propio Iglesias.

Luego de decenas de críticas que Scott recibió por divulgar voluntariamente información falsa, finalmente borró el tuit, aunque evitó aceptar el error, aunque dijo que le creía a su colega.