Mauricio Macri, Alberto Fernández, Roberto Lavagna, Nicolás del Caño, Juan José Gómez Centurión y José Luis Espertprotagonizaron este domingo el esperado segundo debate presidencial. Con la Facultad de Derecho transformado en un gran estudio televisivo, los candidatos presidenciales expresaron sus ideas sobre Seguridad; Empleo, Producción e Infraestructura; Federalismo, Calidad institucional y Rol del Estado; y Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda.

Los cruces comenzaron de inmediato, cuando fue el turno de la presentación de Alberto Fernández, quien hizo referencia a la utilización de su dedo índice, criticado desde el macrismo y sus medios amigos como un gesto agresivo hacia el presidente Macri. "Le dedicaron mucho tiempo a mi índice, que solo marca errores y señala inconductas. Serían bueno que nos ocupemos del índice de pobreza y de inflación", disparó el postulante por el Frente de Todos.

Seguridad, narcotráfico y Micky Vainilla

El presidente Mauricio Macri acusó al kirchnerismo de haber favorecido el crecimiento del narcotráfico en el país. "En este tema, nosotros somos distintos a ellos. Ellos abandonan a la víctimas del delito y menosprecian a las fuerzas de seguridad. Cuando Alberto Fernández fue jefe de Gabinete llegamos a importar 20.000 kilos de efedrina, ahora solo 20. Nosotros no transamos con la droga", afirmó.

 

En tanto, Alberto Fernández respondió en su tiempo de exposición: "Por mucho que usted diga, el consumo de drogas y marihuana ha aumentado en los últimos años". Y agregó que en relación a 2015, el presupuesto en Seguridad cayó "en términos reales en un 38 por ciento".

"Hubo 3.262 homicidios en el último año. No creo que sus familias se hayan sentido protegidas por usted", le endilgó también Alberto al Presidente, además de anunciar que en su eventual gobierno creará un Consejo de Seguridad para que la seguridad "deje  de ser un problema de un gobierno y sea una política de Estado".

En este tema, Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, cargó contra la política llevada adelante por el gobierno de Macri, cuestionó a Patricia Bullrich, a quien señaló como "responsable de la muerte de Santiago Maldonado", y comparó a Miguel Ángel Pichetto con el personaje de Diego Capussotto Micky Vainilla por querer la baja de la edad de imputabilidad. "Nos oponemos a la baja en la edad de imputabilidad. Lo escuchamos de Patricia Bullrich, de Pichetto, que parece que quiere igualar a Micky Vainilla", indicó durante su exposición.

Además, criticó la persecución aa los consumidores de drogas blandas. "El 60 por ciento de las causas que hay por drogas son contra pibes que consumen", disparó.

 

Roberto Lavagna, de Consenso Federal, en tanto, se expresó contra "el gatillo fácil, la mano dura, la fascinación de alguna funcionaria por las armas (en un tiro por elevación a Bullrich) y dinamitar todo como dicen otros (en referencia a Pichetto)", al tiempo que bregó por tener "el puño cerrado para defender a los nuestros".

Desde la derecha más explícita, José Luis Espert, del Frente Despertar, prometió que en un hipotético gobierno suyo se bajaría la edad de imputabilidad a los 14 años y se terminaría "el garantismo". También amenazó a los dirigentes sociales: "Piquetero que corta la calle, piquetero que va preso. Cuidado Juan Grabois contigo", escupió.

Por su parte, desde la extrema derecha (a la derecha de Espert, si es que se puede), Juan José Gómez Centurión, del Frente Nos, llamó a "blindar la frontera" y crear "una agencia contra el crimen organizado".
 

La corrupción el cruce por Franco Macri, lo más picante de la noche

Macri consideró que era "imposible de creer" que Fernández durante su época como jefe de Gabinete de Néstor Kirchner no haya la "matriz de corrupción" en la obra pública. En ese contexto, el candidato del Frente de Todos mencionó a Franco Macri, padre del presidente, y a quien el propio Macri dijo que fue corrupto luego de que haya fallecido.

"Usted se pregunta cómo yo en mis años de jefe de Gabinete no vi la corrupción de la obra pública y usted en el clan Macri ¿no vio la corrupción de la obra pública Presidente?, ¿no vio lo que pasaba en su familia?, después nos contó cuando su padre murió que su padre era responsable. Presidente hablemos en serio, a mí no me va a correr", espetó Fernández. Minutos más tarde, el jefe de Estado sostuvo que "es de muy mal gusto citar a una persona que ya no está en este mundo y no se puede defender", al tiempo que agregó: "Es difícil creer que no vio nada; es imposible de creer que usted no haya visto nada".

Otro cruce intenso de la noche fue entre Alberto y Espert. El primero en hablar, en este caso. fue el economista ultraliberal. "Parecería ser que en lugar de un gobierno hubo una asociación ilícita. ¿No vio nada o fue cómplice?", le disparó a Fernández, quien, a su turno, le respondió fuerte: "Cuando tuve diferencias renuncié y me fui a mi casa. Nunca un juez me citó para dar explicaciones. No es la suerte del presidente al que le esperan más de 100 causas. No me corra con eso; le puedo dar clases de decencia".

Federalismo, Calidad Institucional y rol del Estado, otro punto de conflicto

Alberto Fernández abrió este bloque y afirmó: "Macri vino diciendo que iba a poner orden, pero lo primero que hizo fue proponer a dos jueces en la Corte Suprema por decreto, designó jueces a su antojo, persiguió jueces, vació una Cámara". Luego agregó: "La Argentina dice ser un país federal, pero en verdad no lo es: las provincias mendigan la parte que les toca. 

A su turno, Mauricio Macri ironizó: "Ahora el kirchnerismo habla de federalismo", pero durante su gestión gobernó con "el látigo y la chequera". Y agregó: "Hablan del Estado y nos dejaron un Estado lleno de militantes. Ahora quieren la libertad de prensa, pero a la vez se fantasean con una Conadep para juzgar a los periodistas, ellos no aceptan que Maduro es un dictador, eso ya marca una enorme diferencia entre su visión y la nuestra".

En otro pasaje de su intervención, el Presidente incurrió en un error (si fue inconsciente) o en una falacia flagrante si lo dijo a propósito: dijo haber recorrido "300 mil kilometros por el país como presidente".

Alberto por su parte apuntó de lleno al jefe del Estado en relación al tema laboral: "Tenemos un presidente que piensa que el trabajo es un costo y no le preocupa mucho el trabajo". También subrayó que "en tiempos de Macri se cerraron 43 pymes por día".

En esta temática, Del Caño sumó sus críticas a Macri por vetar la ley que limitaba los aumentos de tarifas y por hablar de "transparencia cuando en su gobierno se firmó un decreto para salvar a su familia de pagar la deuda del Correo". 

"Proponemos una asamblea constituyente libre y soberana para que sea el pueblo el que diga cómo salimos de esta crisis institucional", propuso el candidato de Izquierda, que además disparó al mandatario al acusarlo de que "nunca va a entender lo que sufre una familia trabajadora cuando pierde el empleo". 

Sobre ese tema propuso "reducir la jornada laboral" y "un plan de obras públicas para construir empleos, hospitales".

Por su parte, Lavagna hizo un "planteo de reprogramación territorial" y señaló que debe darse una nueva "ley de coparticipación". El candidato del Frente Nos, Juan José Gómez Centurión, dijo a su vez que "las dos fórmulas" principales están "hilvanadas por la corrupción", y nombró a la ex presidenta Cristina Kirchner por haber encabezado una "cleptocracia". Además, recordó que el postulante a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, tuvo "complicidad" porque "trabajó y protegió los fueros" de Cristina Kirchner.

En tanto, Espert (que comenzó la noche comparando a Alberto y Macri con "un virus que muta para reproducirse y no morir nunca") afirmó: "La verdad que viendo cómo se tiran misiles entre el presidente Mauricio Macri y Alberto Fernández me da un poco de gracia. Muchachos abrácense, tan diferentes no son".

Además, disparó contra el poder sindical y las leyes laborales, a las que definió como "basadas en Mussolini".