Sociedad

Machirulos, a lavar platos

Andrea Conde

Un análisis sobre la lucha feminista en el peronismo que comenzó Evita y los desafíos de género de cara a la crisis que deja el gobierno de Macri. 

@CFKArgentina
@CFKArgentina

“Nunca me mandó Carlos a lavar los platos, ni él, ni nadie”, le contestó Cristina a lo que a muchas nos resultó un exabrupto del gobernador de La Pampa Carlos Verna, quien había intentado ser gracioso en el acto del 17 de octubre diciendo que "los periodistas de acá no me creen cuando les digo que mandé a lavar los platos a Cristina”.

Como siempre, la próxima vicepresidenta la atajó en el aire y dio vuelta la tortilla contestando sobre la labor de las mujeres peronistas a lo largo de la historia de la política argentina, coronando con: “Las mujeres peronistas somos fuertes, y después de Evita, ningún machirulo con nosotras”.

Parece mentira que como mantra tengamos que salir cada vez a relatar, recordar y forjar a los codazos nuestra historia dentro del peronismo. Nuestra historia feminista dentro del peronismo en base a los derechos conquistados, efectivos, que de la mano de Evita y Juan supimos conseguir. Que ese conseguir no vino de la nada, sino de una base organizada que los reclamaba y daba forma, y esa base fue la primera experiencia feminista y popular en el ámbito de la política argentina.

Diremos los nombres de las compañeras, las muchachas, hasta el cansancio porque son estandarte, y relataremos mil veces sus hazañas, tantas como los pasos que dieron a través de todo el territorio argentino llevando a las mujeres de la patria un legado: la política.

Las primeras diputadas del país fueron: Delia Parodi. Judith Elida Acuña (Corrientes). Seferina Rodríguez y Generosa D. Aguilar (Salta). Magdalena Álvarez, María Elena Casuccio, Francisca Ana Flores, Zulema Noemí Pracánico, Celina E. Rodríguez, Carmen Salaber (Buenos Aires). Celia Argumedo (Mendoza). Josefa Biondi, Isabel A. Torterola, Josefa D. Brigada (Santa Fe). María C. Caviglia (Entre Ríos). Angélica Esperanza Dacunda (Corrientes). Juana Alicia Espejo, Matilde Gaeta y Ana Carmen Macri (por Capital Federal). Dominga Ortiz, Mafalda Piovano (Santiago del Estero). María Urbelina Tejada (San Juan). Otilia Villa Maciel (Tucumán). Y en elecciones parlamentarias complementarias, dos diputadas por las nuevas provincias creadas ínterin: Paulina Escardo (Chubut) y Silvia Obdulia Alvaredo (La Pampa).

Sepamos sus nombres. Sepamos que nos han querido borrar y cuánto nos costó, para que nunca nadie más nos mande a lavar los platos. Sobre todo porque en la perspectiva actual de una reconstrucción nacional luego del apocalipsis macrista en todos los ámbitos estatales la perspectiva feminista es la que debe predominar. Nuestra tarea es tan enorme como la que históricamente tuvieron las compañeras de cara a este proceso.

Combatir cada flagelo de la política machista que se nos ha impregnado del neoliberalismo es nuestra tarea primera para que todas aquellas leyes que devengan del gobierno popular sean de ampliación de derechos como es nuestra tradición. Que la “cuestión de género” sea la espina dorsal de la estructura porque sabemos que no es más ni menos que justicia social. Pero que ante todo sean las compañeras al frente las que implementen, conduzcan y proyecten la Argentina para todes que tanto soñamos.

Sepamos que nos tenemos al lado, que la unidad es feminista y que es menester que para adentro, entre nosotras, la ejerzamos con férrea convicción. Que el país que buscamos es con todes, y en ese todes decir “disidencia” no alcanza, hay que nombrarnos porque de invisibilización bien sabemos las peronistas: lesbianas, putos, travas, trans, nobinaries, bisexuales + han militado en nuestras filas históricamente por este mismo proyecto. El nuestro, el de todes

Pero ante todo, compañeras y compañeres, que con la frente en alto podamos decir siempre que el único espacio que garantiza la verdadera transversalidad e inclusión, los derechos para todes, y la praxis de una argentina para todes somos nosotres. Esa es nuestra fiesta de la lealtad.

*Andrea Conde es legisladora porteña y presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud
 

Noticias de “Opinión”
Seguinos