Una cadena de supermercados cerró sus 20 locales y echó a sus 1.200 empleados
Una cadena de supermercados cerró sus 20 locales y echó a sus 1.200 empleados

Una de las más grandes cadenas de supermercados del interior del país, Luque, cerró sus puertas en medio de una recesión récord y echó a sus 1.200 empleados, que venían sufriendo reiterados atrasos en los pagos de sueldos.

La firma, propiedad del empresario tucumano Emilio Luque, estaba instalada en esa provincia y también en Santiago del Estero, Salta y Catamarca.

La empresa (que se presentó a concurso preventivo de acreedores) adeuda hasta ahora parte de los salarios de agosto y septiembre y ofreció a los trabajadores despedidos el pago de un 60% de la indemnización en 13 cuotas. También debe a la AFIP unos 200 millones de pesos.

Según trascendió de parte del sindicato, trabajadores de la sucursal Catamarca habrían aceptado la propuesta.

En Santiago del Estaro, el Sindicato de Empleados de Comercio de esa provincia señaló que "el local está cerrado, no hay venta ni mercaderías. Existe una propuesta de 60% de la indemnización, pero todavía no se pagaron los meses de julio, agosto y septiembre, y ahora llega octubre”, dijo el secretario general del gremio, Víctor Paz, al diario El Liberal.

"Por el momento no hay ningún acuerdo. La empresa comunicó sobre la convocatoria de acreedores y que debemos manejarnos todos dentro de la convocatoria, incluido el pago a los trabajadores”, acotó el dirigente sindical.

Más allá de la crisis, Paz apuntó que en los últimos años Luque derivó inversiones de su cadena a otros rubros, especialmente al sector del agro. En 2017 gastó 200 millones de dólares en compras de ingenios a la firma Atanor.