Saqueo a la casa de Evo

La renuncia de Evo Morales a la presidencia forzado por asonadas de las fuerzas de seguridad, amenazas y un golpe de gracia dado por la OEA horas antes de la decisión del mandatario no terminó con los incidentes políticos y sociales que acontecen en Bolivia. Es más, la salida de Evo parece haber renovado las fuerzas de los sectores más radicalizados de la oposición.

En las últimas horas de este lunes una orda de violentos ingresó por la fuerza en la casa del depuesto presidente, en Villa Victoria, Cochabamba, robó lo que pudo a su paso y destrozó lo que quedó en el lugar.

En tanto, las denuncias de saqueos e incendios se suceden también en El Alto, uno de los bastiones políticos de Evo, donde varios dirigentes del partido MAS fueron atacados y asaltados en sus propios hogares.

Algo similar ocurre en La Paz, capital del país, donde la intendencia de la ciudad denunció que un grupo de personas incendió quince colectivos del servicio municipal de transporte.

En tanto, el domicilio del exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana también fue destrozado por desconocidos que no dejaron documentación en pie.

Otro episodio de gravedad inédita en el país sucedió en La Paz, donde la sede de la embajadada venezolana fue tomada por "encapuchados" que ingresaron con dinaita y escudos.