Tras el golpe de Estado concretado este domingo en Bolivia, Evo Morales apuntó a los líderes opositores que conspiraron en su contra, Carlos Mesa y Fernando Camacho, y les reclamó "que asuman su responsabilidad de pacificar al país".

"Mesa y Camacho, discriminadores y conspiradores, pasarán a la historia como racistas y golpistas", acusó Evo desde su cuenta de Twitter y les reclamó "Que asuman su responsabilidad de pacificar al país y garanticen la estabilidad política y convivencia pacífica de nuestro pueblo. El mundo y bolivianos patriotas repudian el golpe".

"Muy agradecido con la solidaridad del pueblo, herman@s de Bolivia y el mundo que se comunican con recomendaciones, sugerencias y expresiones de reconocimiento que nos dan aliento, fortaleza y energía", agregó y reveló: "Me emocionaron hasta hacerme llorar. Nunca me abandonaron; nunca los abandonaré".

También se refirió a los hechos de violencia ue se viven en Bolivia: "Los golpistas que asaltaron mi casa y la de mi hermana, incendiaron domicilios, amenazaron de muerte a ministros y sus hijos y vejaron a una alcaldesa, ahora mienten y tratan de culparnos del caos y la violencia que ellos han provocado. Bolivia y el mundo son testigos del golpe ".