Cuatro años de macrismo: cada vez se compra menos comida y medicamentos
Cuatro años de macrismo: cada vez se compra menos comida y medicamentos

Comida cada día más cara a niveles que superan por mucho la inflación anual. Planes de salud privada inalcanzables y medicamentos con valores insostenibles para un país con ingresos mínimos inhumanos que hacen que crezcan las enfermedades y las muertes por causas evitables. Postales de cuatro años de macrismo.

La Universidad Nacional de Avellaneda realizó un estudio en el que indica que en los últimos doce meses los alimentos aumentaron el 90 por ciento, muy por arriba de la (de por sí altísima) inflación del 50 por ciento que se registró en el mismo período.

Eel relevamiento del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda detalla que en de octubre 2018 a octubre 2019 los alimentos que más subieron fueron el queso sardo (90,3%), la manteca (87,8%), el yogur firme (87,7%), el dulce de leche (75,2%), la yerba (63,4%) y el pollo (60,2%).

"En el Gran Buenos Aires, de 59 productos relevados, 34 crecieron por encima de la inflación promedio, es decir, más de la mitad de los productos de la canasta básica", detalla el documento de la UNDAV.

Con estas cifras, el informe remarca que un jubilado que percibe el haber mínimo debe dedicar el 87% de su ingreso a comprar comida de la canasta básica.

En tanto, para un trabajador que recibe el salario básico, la canasta alimentaria representa el 72% de sus ingresos.

¿En qué deriva semejante masacre del bolsillo de los argentinos? En menor compra de comida y, por ende, en la elección de alimentos de menor calidad, en muchos casos superpoblados de grasas.

Por su parte, un flamante estudio de la Universidad Católica Argentina junto a la Defensoría del Pueblo Bonaerense indica que dos de cada diez hogares de la Ciudad y el Conurbano dejaron de ir médicos y/o recortaron la compra de medicamentos necesarios para su salud.

En este caso se trata de datos dados a conocer sobre la base de un estudio realizado entre 2017 y 2018 (cuando la inflación no era lo galopante que fue durante todo 2019). De los casi 6.000 casos consultados, el 28,7% afirmó haber recortadl al menos una consulta médica en ese período. El porcentaje mayor de abandono médico se registró en el Conurbano.

Los grupos que en su mayoría no accedieron al sistema de salud fueron los varones (36,5%), y los jóvenes de 18 a 34 años (38,9%).

En lo puntual, los sectores de menores ingresos vieron caer sus visitas al médico en un 43,3 por ciento, mientras que en los sectores considerados marginales la baja fue del 39,8, en gran parte por la falta de atención médica anterior.

Asimismo, los síntomas de problemas psicológicos subieron y entre 2017 y 2018 el incremento fue del 18,6 al 22,4%. Donde más se percibió fue entre los sectores más pobres (35,6%), los trabajadores marginales (34,5%), y en el conurbano sur (23,2%).