El cabildo popular en Senkata (foto: redes)
El cabildo popular en Senkata (foto: redes)

En medio de la sangrienta represión que ejecuta día a día la dictadura que gobierna Bolilvia, un congreso popular realizado en la población de Senkata, ciudad de El Alto, exitgió la renuncia inmediata del gobierno encabezado por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez.

La nueva movilización popular fue en respuesta a la masacre ocurrida esta semana, en la cual las fuerzas de la represión mataron a 9 personas y dejaron heridas al menos otras 30.

La Defensora del Pueblo de Bolivia, Nadia Cruz, confirmó esa cifra de víctimas fatales, todas parte de los manifestantes que protestaron contra la dictadura cerca de la planta de Yacimiento Petrolíferos Fiscales Bolivianos, en la ciudad de El Alto.

Según publicó Telesur, Cruz indicó que habría "todavía denuncias de un número mayor de muertos". Asimismo, explicó que también hay denuncias de personas desaparecidas. "Estamos convocando a través de los dirigentes y de los representantes a que vengan las familias. Vamos a atender todas las denuncias como Defensoría del Pueblo, no nos vamos a mover de aquí. Vamos a hacer las búsquedas", puntualizó.

Cruz hizo un llamado a la senadora Jeanine Áñez, autoproclamada presidenta de Bolivia, a detener la represión contra las manifestaciones que rechazan el golpe de Estado y garantizar justicia para las víctimas. "La pérdida de vidas humanas es irreparable, le pedimos un diálogo fraterno, un diálogo sin persecución, un diálogo que respete la lucha de la gente que está movilizada, que no se la descalifique, que se respete que en este momento están pidiendo justicia y es lo mínimo que el Estado debe darle", expresó.

"Desde el 21 de octubre en Bolivia nadie vive en normalidad, estamos en un estado de violencia escalada que ahora ha cobrado 11 vidas más en la ciudad de El Alto", dijo en referencia a la cantidad de fallecidos en esta ciudad desde las elecciones del 20 de octubre.

De hecho, según la Defensoría del Pueblo un total de 30 personas han fallecidos desde el 20 de octubre, de las cuales 27 ocurrieron tras el golpe de Estado del 10 de noviembre.