foto: prensa Alberto Fernández
foto: prensa Alberto Fernández

El presidente electo, Alberto Fernández, recibió este viernes en su casa al radical Ricardo Alfonsín, con quien intercambió opiniones sobre la situación que atraviesa el país y la necesidad de trabajar en conjunto para salir de la crisis.

“Escuché sus opiniones sobre el presente y hablamos sobre la necesidad de respetarnos en democracia y de hacer el esfuerzo conjunto para sacar el país adelante”, dijo Fernández.

En tanto, el hijo del histórico líder radical se ofreció para trabajar con la oposición un camino para salir de la "grieta" política.

Asimismo, trascendió que Alberto no le hizo ofrecimiento alguno para ocupar un cargo en su Gobierno.

Presos políticos

En otro orden, durante una entrevista con la prensa, el presidente electo pidió la liberación de los ex funcionarios kirchneristas que continúan detenidos porque "están mal detenidos en la mayoría de los casos", y los definió como "presos arbitrarios".

“Un preso político es una persona que fue detenida sin un proceso; en la Argentina lo que hay son detenidos arbitrarios, que es otra cosa, es gente que podría soportar sus procesos en libertad, pero los detienen porque son opositores", dijo Fernández en diálogo con radio Colonia.

Asimismo, volvió a desmentir que la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner, tenga injerencia directa en la conformación del próximo gabinete, así como que Sergio Massa, quien será titular de la Cámara de Diputados, haya perdido espacio político en la conformación.

Plata en el bolsillo 

Fernández adelantó que "los que tendrán prioridad serán los que la están pasando mal por eso merecen la primera atención, porque son los que peor están", explicó.

Por otra parte, insistió en que los decretos firmados durante estos últimos días por el presidente Mauricio Macri serán revisados:"Las picardías son sólo eso, picardías, y es de tonto pensar que pueden durar demasiado. Todo eso va a ser revisado", apuntó.

Consultado sobre su relación con el papa Francisco, en virtud de su idea de impulsar la despenalización del aborto, Fernández respondió: "Hay problemas que resolver que nos complican la vida, cosas mundanas que yo tengo el deber de resolver pese a que choque con principios o creencias respetables de la Iglesia. No hago nada en contra de otros, después aparecen los que son mas papistas que el papa, y empiezan a hablar".

También, este viernes Alberto felicitó al mandatario electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, quien el domingo pasado resultó victorioso en los comicios presidenciales en ese país aunque su victoria quedó ratificada recién este jueves.