Sociedad

Cómo tratar los electrodomésticos en una mudanza

Tomar la decisión de hacer un cambio de vivienda es, de por sí, una verdadera preocupación. Implica desde asumir los cambios propios que conlleva una mudanza, hasta las tareas específicas de organización y traslado de enseres. Aunado a eso, una preocupación importante es cómo cuidar de los electrodomésticos durante el proceso.

Existen muchas formas de proteger los muebles del hogar, incluidos los más delicados equipos electrónicos.

Después del proceso de selección del nuevo hogar, de conocer cómo será la rutina en el vecindario, llega una de las partes más complicadas y estresantes de todo el proceso: el embalaje de todo en casa.

Más allá de cualquier natural preocupación por todo ese proceso y los gastos que acarrea, la buena noticia es que siempre es posible lograr mudanzas economicas. Solo es cuestión de conocer las mejores formas de proteger cada uno de los muebles y electrodomésticos de la casa.

Existen empresas de servicios de mudanzas que son expertas en materia de protección de los equipos que serán trasladados de un lugar a otro. No es necesario hacer una gran inversión, solo es cuestión de encontrar los más conocedores.

Aunque también existe la posibilidad de hacerlo personalmente, solo se deben seguir algunas recomendaciones y hoy se detallarán algunas de las más utilizadas y que dan los mejores resultados.

El manejo de cada uno de los artículos dependerá de su magnitud, peso o material: no es lo mismo el traslado de un refrigerador o una lavadora de ropa, de un microondas o una licuadora. Aunque cada uno debe ser tratado, obviamente, de manera delicada.

La manera correcta de embalar los electrodomésticos grandes

Cualquier servicio de mudanzas Alicante recomienda que, antes del traslado, se tengan en cuenta algunos factores de trato para los electrodomésticos para que estos no sufran ningún deterioro durante el trayecto o la carga o descarga.

La lavadora o la secadora

Al ser uno de los aparatos que involucra el uso del agua, lo primordial que debe hacerse es asegurar que no contiene líquido en ninguna de sus partes y secarla muy bien antes del traslado.

Una recomendación que se debe considerar es desconectarla y dejarla de usar al menos entre dos y tres días antes de iniciar su traslado.

Posteriormente, se deben desconectar todos los accesorios externos o internos que puedan ser removidos, como por ejemplo la manguera de desagüe, los tubos o la manguera de toma de agua, y colocarla en unas bolsas, de preferencia identificadas.

Al ser un equipo tan grande y con un elemento que se mueve con facilidad, como el tambor interno, lo mejor es rellenarlo con algunos cojines, almohadas, sábanas o ropa, lo que la hará ideal para el traslado de otros implementos del hogar. Así, se mantendrá firme durante el transporte.

Finalmente, al tenerla ya protegida internamente, es momento de cerrarla y cubrirla con mantas o bien con plástico, así se evitarán posibles daños durante el movimiento.

El refrigerador

Aunque el proceso inicial es muy similar al de la lavadora, ya que es recomendable que se desconecte y vacíe al menos tres días antes, trasladar la nevera es un poco más complicado.

Se debe limpiar muy bien antes de movilizarlo, después se deben retirar con cuidado los compartimientos y envolverlo en papel burbuja. Las puertas deben ser selladas con una cuerda o una cinta de embalaje, así no se abrirán durante el traslado.

Finalmente, se debe cubrir con una manta u otro material que lo proteja de posibles golpes que pueda sufrir durante el viaje.

El traslado de los equipos más pequeños

Ahora bien, cuando se trata de electrodomésticos más pequeños, aunque el manejo es más fácil, la protección debe ser tan importante como en el caso de los más grandes. Si se está pensando en hacer mudanzas Tenerife hay que seguir los siguientes pasos.

El televisor

Lo primero es desconectar cada uno de los cables que están unidos a él, enrollarlos y ponerlos con cuidado en una bolsa que esté identificada (así será más fácil de encontrar entre la cantidad de cosas que estarán embaladas). Luego se debe proteger muy bien la pantalla, ya sea con almohadas o ropa. A continuación, se envuelve con plástico de burbujas para que tenga más protección.

De ser posible, hay que meterlo dentro de una caja adicional, así se le ofrece mayor cuidado ante cualquier golpe o daño.

El microondas

Retirar del interior el plato giratorio, envolverlo en plástico y ponerlo junto al aparato dentro de una caja. Siempre debe estar resguardado por algún material que amortigüe los golpes. Por ejemplo, plástico de burbujas o tela.

Cualquier otro equipo pequeño

Lo importante es desconectar, guardar los accesorios en bolsas identificadas y protegerlos de manera adecuada. Si incluyen agua, es importante revisar que estén secos y envolverlos muy bien.
 

Seguinos