Sociedad

Cómo combatir la adicción al alcohol

¿A qué pensamientos remiten las bebidas alcohólicas en una persona? Si se lanza esa pregunta, la mayoría responderá que piensa en el ocio nocturno, en celebraciones festivas como bodas o cumpleaños y en sentimientos como la diversión, el desparpajo o la alegría. Sin embargo, hay otro grupo (y nada minoritario) cuyos pensamientos son mucho menos positivos: tristeza, desamparo, apatía, depresión o descontrol en una vida en la que la felicidad desaparece. Porque la adicción al alcohol no tiene nada de bueno.

Según un informe de la Asociación Para el Tratamiento y Rehabilitación del Alcoholismo (ATRA), el 84% de la población española consume alcohol de forma diaria como una necesidad. La normalización de esta sustancia es frecuente, aunque desde mitades del siglo XX el alcoholismo es considerado como una enfermedad por las autoridades. Hoy, es responsable de 3,5 millones de muertes al año, principalmente porque se combina con la conducción de vehículos.

Pero de lo que no hablan las cifras es de aquellas personas que viven supeditadas al alcohol, conviviendo con una adicción de la que, a menudo, no saben salir solas.

Un centro para que los pacientes con alguna adicción puedan conseguir autogestión y autocontrol

Ayudar a los que sufren esta enfermedad y ofrecerles herramientas para salir adelante es el principal objetivo con el que trabaja el Instituto Castelao, un centro de sanidad privada especializado en el tratamiento de adicciones a sustancias psicoactivas como el alcohol, el cannabis o la cocaína. Lo hace a partir del desarrollo de un tratamiento integral de la adicción, desde la desintoxicación a la reinserción, pasando por la deshabituación y la rehabilitación; y es que todos estos procesos son necesarios para que el paciente supere su situación con el autoconocimiento suficiente y desarrolle patrones de autocontrol válidos.

Pero, ¿cómo combatir cualquier adicción cuando mente y cuerpo envían mensajes contradictorios? Para comprender la dificultad de superar esta patología, es crucial comprender su significado. Se entiende por adicción aquella enfermedad crónica del cerebro que se caracteriza por una búsqueda patológica de la recompensa y/o alivio a través del uso de una sustancia u otras conductas. Esto implica que los pacientes tienen una incapacidad para controlar su conducta, además de implicar una dificultad para la abstinencia permanente, el deseo imperioso de consumir y una disminución del reconocimiento de los problemas que causa su día a día.

Cuando alguien sufre una adicción como el alcoholismo, las relaciones interpersonales cambian de forma perjudicial, haciendo surgir respuestas emocionales disfuncionales que catapultan la calidad de vida de las personas.

De hecho, una de las principales vías para reconocer la existencia de la adicción al alcohol es observar el entorno del individuo buscando factores indicativos: problemas en el trabajo, dificultades tanto en las actividades académicas como en las relaciones sociales y familiares, o episodios violentos.

El alcoholismo es una adicción crónica

En el Instituto Castelao se aborda la enfermedad de la adicción a partir de terapias grupales, individuales, familiares y de pareja. Con centros repartidos en distintas ciudades del territorio español como La Coruña, Almería, Madrid, Málaga y Murcia, lo que hace que este centro sea un lugar de referencia es un equipo de terapeutas profesionales cuyo valor añadido es ser personas adictas recuperadas y debidamente formadas para entender la enfermedad y compartir el proceso entre iguales. Esa cercanía genera un vínculo de confianza y empatía que contribuye muy positivamente en la recuperación de los pacientes.

Aquellas personas que han sufrido de alguna adicción serán, cuando modifiquen esa conducta, adictas recuperadas por siempre. Las adicciones son crónicas y, por lo tanto, aprender a convivir con ellas es el paso más importante para superarlas. La dificultad añadida del alcohol es que es una sustancia legal y perfectamente normalizada socialmente, siendo consumida de forma recurrente por la mayoría de las personas. Tanto es así, que el propio centro pone a disposición de los usuarios un Test de Alcoholismo porque, para 2 de cada 10 personas que consumen, se transformará en adicción.

De hecho, la primera droga de consumo es el alcohol, por delante de la cocaína y el cannabis, respectivamente. En los últimos años se ha alertado a la sociedad de que cada vez se trata de una adicción que se detecta en edades más tempranas. En España se calcula que, de media, los jóvenes empiezan a ser adictos al alcohol entre los 15 y 16 años. La democratización de esta sustancia no contribuye a minimizar esas cifras. Por eso, la concienciación es crucial para corregir esta problemática social.

Seguinos