El presidente Alberto Fernández habló respecto a la muerte del ex fiscal de la UFI AMIA, Alberto Nisman, tras la publicación del documental de Netflix, donde él mismo da su testimonio. “La pregunta que uno debe hacerse es ‘busca quién se beneficia y te diré quién es el asesino’”, indicó el mandatario contra las acusaciones a la vicepresidenta Cristina Kirchner.

También rechazó por “absurdo” el peritaje de Gendarmería según el cual el fiscal fue asesinado: “Contradice los más elementales principios de la criminología mundial sobre un escenario montado, no sé cuántos años después de la muerte, y sin que ninguno de los que participaron de esa pericia haya estado en el momento en que el hecho ocurrió”.

“Nunca vi una cosa igual. Le quito toda seriedad”, añadió y subrayó que hasta ahora “no apareció ninguna prueba seria que diga que a Nisman lo mataron”.

“Sobre ese tema he dicho toda mi vida lo mismo”, indicó el jefe de Estado, y agregó que “en el caso Nisman uno debe aplicar la regla de la novela policial inglesa”, que indica que “la pregunta que uno debe hacerse es ‘busca quién se beneficia y te diré quién es el asesino’. Y la única que se perjudicaba con el crimen era Cristina”.

“Por eso yo también en el documental dije, y no sé si lo pusieron, que no tenía ninguna duda de la ajenidad del gobierno de Cristina Kirchner”, declaró a Radio 10 y afirmó: “Si se suicidó, quisiera saber por qué. Y para saber eso hay llamados mucho más constantes y permanentes horas previas a su muerte, que no son los míos”.

Por otro lado, se refirió a la situación con las retenciones al campo y recordó: “La Mesa de Enlace nos pidió más tiempo para analizar institucionalmente el acuerdo, confío en que lo analicen y se sumen, no quiero que queden excluidos".

"Sienten que el gobierno quiere agredirlos. Pero en realidad queremos sumarlos, el campo es importante y como exportan pueden ayudarnos a salir de esto", afirmó.

También se refirió al control de precios al apuntar: "El gobierno anterior decía que si ganábamos nosotros era el caos y muchos por las dudas empezaron a aumentar precios, esos aumentos tenían poca razón de ser". Además, insistió en que “en Argentina se construye inflación por expectativa de un modo peligrosísimo".