Foto: Daniel Jatimliansky.
Foto: Daniel Jatimliansky.

A 4 años de su detención, la dirigente de la Tupac Amaru Milagro Sala aseguró que se siente una presa política, aunque evitó confrontar con el presidente Alberto Fernández y advirtió que aún con ella detenida: "Siguen los cortes de ruta". También volvió a cargar contra la corrupción de Gerardo Morales en Jujuy.

“Alberto es abogado. Yo simplemente soy una militante del campo popular. Yo sí siento que somos presos políticos. Nos detuvieron para poder gobernar y hacer negociados con las grandes empresas”, expuso en El Destape Radio y agregó: “Pensé que la Justicia iba a cambiar lo antes posible e iba a dar un vuelco y se iba a terminar la cárcel para los opositores”.

“Hace cuatro años once compañeros y yo estamos detenidos injustamente por haber trabajado por los que menos tienen", insistió y aseguró: “Gerardo Morales sigue siendo mi carcelero. Él sabe que si sale Milagro Sala no va a poder gobernar”.

Luego aseguró que “Jujuy podría recaudar cobrando los impuestos que debe y no dependería de la coparticipación. Hoy no le cobran a las grandes empresas y sacrifican a los jujeños. Él sabe que si estamos afuera eso no va a ocurrir. Nosotros denunciaríamos la corrupción. Es la provincia con más desocupación y que más deuda tiene. Tenemos préstamos internacionales que tenemos que pagar en dólares. Los jujeños estamos embargados en todo”.

Al respecto denució que "la plata ha desaparecido como desapareció el adelanto de la coparticipación. Mientras ellos siguen con la propaganda de que ‘Milagro Sala es violenta’. Morales no quiere que le destapemos la olla de la corrupción. Morales tiene funcionarios denunciados por violencia de género”.

Yo estoy presa hace cuatro años y siguen los cortes de ruta y los reclamos. Y no es porque banquen a Milagro, es porque no hay trabajo ni hay paritarias", afirmó y agregó: "Morales dijo que no va a pagar el bono porque no tiene plata. El Gobernador tiene que rendir cuentas”.