Los 2.153 más ricos del mundo tienen más dinero que la suma de 4.600 millones de personas
Los 2.153 más ricos del mundo tienen más dinero que la suma de 4.600 millones de personas

Los 2.153 multimillonarios que hay en el mundo tienen más riqueza que 4.600 millones de personas (un 60% de la población mundial), según reveló la confederación de ONGs internacionales Oxfam en un informe publicado dado a conocer a horas del comienzo del Foro Económico Mundial de Davos.

La cifra de mega multimillonarios equivale al 0,00003 por ciento del total de habitantes que tiene el planeta.

En un marco internacional en el que la cantidad de multimillonarios se duplicó en los últimos diez años, el representante de Oxfam India en Davos, Amitabh Behar, señaló que “la brecha entre ricos y pobres no puede eliminarse sin la adopción de políticas contra la desigualdad", al tiempo que remarcò que "muy pocos gobiernos se han comprometido a adoptarlas”.

Según el informe, en América Latina y el Caribe el 20% de la población concentra el 83% de la riqueza. En la región los multimillonarios pasaron de ser 27 en el año 2000 a 104 en los últimos registros.

En contraste a eso, la pobreza extrema en la región también creció: en 2019 unas 66 millones de personas (10,7% de la población) vivía en esa situación de orfandad económica absoluta de acuerdo a datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En su informe Tiempo para el cuidado, Oxfam muestra además cómo el modelo económico sexista profundiza la crisis de desigualdad, permitiendo a una élite millonaria acumular vastas fortunas a expensas del resto de la ciudadanía, especialmente de las mujeres y niñas en mayor situación de pobreza.

Según los datos de la confederación de ONGs, las mujeres y niñas dedican al trabajo de cuidados no remunerado 12 500 millones de horas diariamente, lo que supone una contribución a la economía global de al menos 10,8 billones de dólares anuales.

¿Cuánto ayudaría un replanteamiento del impuesto a la riqueza? Oxfam puntualiza que una suba de tan solo el 0,5% adicional al actual impuesto a la riqueza aplicado apenas a 1% más rico de la población durante los próximos 10 años, permitiría recaudar los fondos necesarios para invertir en la creación de 117 millones de puestos de trabajo de cuidados en sectores como la educación, la salud, el cuidado infantil y la asistencia a las personas mayores.

No es amor, es trabajo no pago

"Las mujeres y niñas son uno de los grupos que menos se benefician del sistema económico actual. Dedican miles de millones de horas a cocinar, limpiar y cuidar de los niños y niñas y las personas mayores. El trabajo de cuidados es el motor oculto que mantiene en funcionamiento nuestras economías, empresas y sociedades. Este trabajo recae principalmente sobre las mujeres, por lo que, a menudo, apenas tienen tiempo para recibir una educación, ganar un salario digno o participar en la toma de decisiones en la sociedad. Esto las atrapa en la parte más baja de la pirámide económica", añadió Behar.

El informe destaca que "las mujeres son quienes realizan más de las tres cuartas partes del trabajo de cuidados no remunerado" y que en muchas ocasiones "se ven forzadas a reducir su jornada laboral o renunciar a su empleo para poder hacerse cargo del trabajo de cuidados".

En todo el mundo, el 42% de las mujeres no puede acceder a un empleo porque son las responsables del trabajo de cuidados, en comparación con tan solo el 6% de los hombres. Oxfam subraya que "es urgente asegurar una redistribución justa de las tareas de cuidado entre hombres y mujeres".

En tanto, de acuerdo un informe desarrollado por Oxfam en Bolivia, "el cuidado de los niños y niñas, en especial si son menores de 12 años, repercute en la inserción laboral de las mujeres de manera significativa. Se estima que cada niño o niña adicional menor de 13 años reduce en 6% la probabilidad de que una mujer acceda a un trabajo remunerado".

Asimismo, en toda América Latina y el Caribe, cuando consiguen trabajo las mujeres, en un 49% de los casos, ganan menos del salario mínimo mensual correspondiente a su país.

"Los Gobiernos han generado esta crisis desigualdad y ahora deben tomar medidas para resolverla. Deben asegurarse de que las empresas y personas ricas paguen su justa parte de impuestos e incrementar las inversiones en infraestructuras y servicios públicos. Deben también aprobar leyes para abordar el enorme trabajo de cuidados que recae sobre las mujeres y niñas y garantizar que las personas que desempeñan algunos de los trabajos más importantes para nuestra sociedad (cuidar de nuestros mayores, nuestras hijas e hijos, y las personas más vulnerables) reciban un salario digno. Los Gobiernos deben dar la misma importancia al trabajo de cuidados que al resto de sectores para construir una economía más humana que funcione para todas las personas y no únicamente para unos pocos afortunados" subraya Behar.