La dictadura boliviana pide la renuncia de un funcionario de la ONU por sus denuncias
La dictadura boliviana pide la renuncia de un funcionario de la ONU por sus denuncias

El gobierno de facto de Bolivia encabezado por Jeanine Áñez pidió este sábado la renuncia del relator de las Naciones Unidas (ONU) Diego García-Sayán, quien había expresado a través de las redes sociales su preocupación por la "persecución política" que sufren diversos ex funcionarios del gobierno de Evo Morales, derrocado en el mes de noviembre por un golpe de Estado.

En un comunicado emitido en las últimas horas, la Cancillería boliviana declaró su "profunda molestia" por las declaraciones de García-Sayán en las que "alega falsamente el uso de las instituciones judiciales y fiscales en Bolivia con fines políticos".

"García Sayán debe renunciar a su cargo de Relator por dignidad, pues acaba de destruir el poco prestigio que le quedaba al permitir que la ideología prevalezca sobre la decencia, la democracia y la libertad", agrega el texto difundido por la dictadura.

El relator especial de la ONU para la independencia de jueces y abogados había indicado esta semana en su cuenta de Twitter que le preocupa el uso de las instituciones judiciales y fiscales de Bolivia con fines de "persecución política" y llamó al "respeto a la independencia de las instituciones y al debido proceso".

En el mismo mensaje, hacía alusión a la detención ocurrida esta semana del asambleísta departamental por La Paz del MAS, el partido de Morales, Gustavo Torrico, acusado por los delitos de sedición y terrorismo.

Sin embargo, el gobierno inconstitucional de Áñez sostuvo que el funcionario de la ONU está "abusando de sus funciones" y que lleva a cabo "un vergonzoso activismo".