Educación pública porteña: las mentiras tienen patas cortas
Educación pública porteña: las mentiras tienen patas cortas

La experiencia de años anteriores, respecto a la falta de vacantes en la Ciudad, nos confirma que la situación empeora año tras año. Además nos da una sola certeza y es la que el gobierno de la ciudad profundiza la problemática por decisión política y no por inoperancia o falta de dinero para invertir en escuelas.

Tras el cierre de listas hay mucha expectativa, no sólo en las familias que esperan con ansiedad si les fue o no otorgada una vacante, sino que la incertidumbre abraza a toda la comunidad educativa.

A las familias en primera instancia que esperan cada año este momento, a las y los docentes que están atentos al número de alumnas y alumnos que habrá durante el año en las aulas, pero también a las y los legisladores que, desde hace mucho tiempo nos preocupamos y ocupamos por esta situación.

Es por eso que como digo cada año, hay que ser cautos con los números que irán apareciendo durante los próximos días respecto a las pibas y pibes que quedaron sin vacante.

Las cifras preocupantes que esconden Larreta y Acuña

Durante la campaña electoral de 2019 en la Ciudad, difundimos la cifra de 23 mil pibes sin vacantes, dado que no contábamos con los números del corriente año, pero en realidad esos 23 mil corresponden al cierre definitivo del 2018.

Los únicos datos concretos que son resultados de investigaciones periodísticas y que nosotros pudimos confirmar, pero que el gobierno no los quiere difundir como oficiales, son los que cerraron a mediados de 2019 y que muestran que hay 25.600 pibes y pibas sin vacantes.

La cifra emerge de los 12.700 que van a los CPI y a los CeDi, y el resto, 12.900, son los que no consiguieron vacante en ningún lugar, ni en las escuelas ni en los CPI o CeDI que no son jardines de infantes, pero que el gobierno intenta convencer a las y los vecinos que lo son.

Pero quiero insistir sobre una situación que me preocupa y que el gobierno debería dar respuesta sobre el tema. Hay miles de familias que todos los años quedan afuera de la inscripción on line y que ni siquiera pueden concluir el ingreso de datos al sistema. Son aquellas familias que aún no tienen internet en sus hogares, o mala conexión, o no poseen los conocimientos necesarios para poder llevar adelante este trámite.

Muchas de esas familias comenzaron la inscripción pero quedó inconclusa por diferentes circunstancias: errores técnicos, errores propios o fallas del sistema.

A todo ese grupo de personas el gobierno los mete dentro de una categoría del sistema, que al menos me resulta provocadora, y que se llama Solicitudes Incompletas.

A mitad del año pasado había alrededor de 14 mil pibes y pibas en esa situación. Son 14 mil criaturas que el Estado abandonó y que no se preocupa por saber cuál es su situación escolar.

Hay una comunidad de pibes sin vacantes que el gobierno abandonó y los quiere esconder

Lo mismo ocurre con otra categoría arbitraria que tiene el sistema de inscripción y son las Vacantes Pendientes de Validación, que llegaron a ser prácticamente 10.300, la mayoría del nivel inicial de 45 a 5 años de edad.

Si sumamos ambas condiciones hay 24.300 chicas y chicos más que desconocemos cuál es su situación y que tampoco sabemos si hay que sumarlos a las cifras de pibes que no tienen vacante.

Hay un gris en esos números que el gobierno de Larreta intenta ocultar y que el Ministerio de Educación no quiere responder en cada pedido de informe que realizamos cada año.

La situación es peor de lo que creemos, hay una comunidad de pibes sin vacantes que el gobierno abandonó y los quiere esconder ¿Dónde están? ¿Dónde fueron a parar? ¿Están estudiando? ¿Fueron a una privada? ¿Están desescolarizados?

Nosotras y nosotros desde el bloque del Frente de Todos y Todas vamos a seguir indagando al gobierno sobre la crisis educativa que afecta a miles de familias.

Vamos a seguir luchando codo a codo con los que sufren esta situación y que eligen a la educación pública para formar a sus hijos e hijas.

No vamos a abandonar a esos chicos que quieren estudiar y reinsertarse en la sociedad golpeando las puertas de cada escuela. Sabemos cuál es el camino para solucionar la carencia de vacantes, es por eso que exigimos a Larreta que construya más escuelas y que deje de mentirle a la sociedad sobre supuestos colegios que construyó en los últimos años.


*La autora es legisladora porteña por el Frente de Todos y vicepresidenta de la Comisión de Educación de la Legislatura