"Un 93% de los edificios no había hecho absolutamente nada", aclaró, refiriéndose al control de sus estructuras. Alimena explicó que desde 1999 rige en la Ciudad una ley, la 257, que "considera que toda propiedad con más de un nivel tiene que presentar un certificado de conservación y mantenimiento con todos los certificados que ya estipulaba el Código Civil de la Nación".

Esas normas tienen que ver con que en materia de "mantenimiento de edificios ya construidos, todo propietario debe mantener los edificios de manera de evitar caídas de materiales que puedan causar daño a vecinos o transeúntes". La Ley 257 entró en vigencia en el año 2000, pero un relevamiento realizado en 2011 mostró que el cumplimiento era de apenas el 7 por ciento.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Derrumbe: denuncian la falta de controles