Pendientes del clima, así están en varias ciudades de la provincia de Buenos Aires que se vieron afectadas por las fuertes tormentas que se produjeron, y Azul fue una de las localidades más castigadas. Pero parece que el tiempo va a dar una tregua y el panorama está empezando a mejorar paulatinamente.

"En la cuenca del arroyo está empezando a descender el agua muy lentamente, ha bajado 7 centímetros y continúa bajando, en la cuidad también va bajando", contó a INFOnews Héctor Volpe, secretario de gobierno de Azul. Al respecto, indicó que "nos superó todo el evento ya que esta es la tercera inundación en tres meses" aunque destacó que "el peor momento ya pasó”.

"Si bien no si bien la cifra de evacuados no es muy grande, como el arroyo cruza la zona residencial hay muchos autoevaluados y la cifra "tranquilamente está arriba de mil personas", informó Volpe. Además señaló que "en mayor o menor intensidad ha sido afectado el 45% del casco urbano". 

"Vamos a ver los informes de los daños y a partir de ahí calcular las pérdidas", sostuvo el funcionario y remarcó que después de que se vaya la inundación viene lo peor: "Cuando se va el agua, queda el desastre, ahí es cuando está el drama", afirmó. En este sentido, indicó que "la ayuda es muy necesaria porque es mucho el perjuicio".