Se había generado tanta expectativa, había tantas versiones circulando por el ambiente del cine y la televisión, que el Museo del Bicentenario, con su techo vidriado y sus ladrillos de la época colonial, volvió a quedar chico. Y allí, ante un auditorio donde se codeaban los actores, los directores de cine, los productores y los empresarios de medios, la presidenta Cristina Fernández anunció la creación del Polo Cinematográfico y de Contenidos Audiovisuales en la isla Demarchi, bien al sur de Puerto Madero, frente a lo que supo ser la Ciudad Deportiva de Boca. La jefa de Estado también informó sobre otras medidas en beneficio del sector. A través de dos decretos presidenciales, el 1527 y el 1528, Cristina declaró a la industria del cine y la producción audiovisual como “actividades asimilables a la industrial” y, al mismo tiempo, subió el monto máximo de los subsidios que reciben las películas de parte del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Desde ayer, el tope de subsidios, los largometrajes nacionales será de 5 millones y medio de pesos.

Para beneficiarse con las medidas de promoción previstas en los decretos, las productoras de cine deberán inscribirse en un Registro de Productoras de Contenidos Audiovisuales, Digitales y Cinematográficos que funcionará bajo la órbita de la Secretaría de Comunicación Pública, que comanda Alfredo Scoccimarro. Quienes reciban los créditos del INCAA deberán, como contrapartida, cumplir con ciertos requisitos: según el monto del subsidio que hayan recibido, las productoras en cuestión estarán obligadas a destinar un porcentaje de entre el 5% y el 20% para “la producción de nueva película o reequipamiento industrial”. La presidenta confió que el modelo de promoción al sector audiovisual está inspirado en el Régimen de Promoción de la Industria del Software, previsto en la Ley 25.922. “Argentina es el cuarto exportador mundial de contenidos y formatos televisivos”, machacó Cristina con visible entusiasmo.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Crearán un polo de contenidos audiovisuales en el sur porteño