La Navidad es una fecha que se celebra en todo el mundo. El brindis de la noche del 24 de diciembre para recibir el 25 refleja, al margen de las creencias religiosas de cada pueblo y hogar, la unión entre familias y amigos. Eso y mucho más.

En este sentido, se instalaron ciertas costumbres que colorean esa fecha. Se popularizó la costumbre de intercambiar regalos y tarjetas, se creó a Santa Claus y se masificó el uso del árbol como símbolo de los festejos.

El árbol de Navidad. La tradición del árbol de navidad tiene origen en las los pueblos originarios germánicos, y formaba parte de sus rituales paganos al dios del sol, Frey.

Cuando el cristianismo abarcó estas culturas, el árbol fue resignificado como aquél árbol del paraíso de donde fue robado el fruto prohibido. También adopta otros significados, como el árbol de la vida eterna, y el de la santísima trinidad por su forma triangular.

Santa Claus (también conocido como Papá Noel, San Nicolás, entre otros). Es un personaje legendario basado en la figura de Nicolás de Bari, un obispo cristiano del año IV A.C.. Existen varias leyendas que relacionan a Nicolás de Bari con los niños dado que el obispo tenía un fuerte cariño por ellos.

Su mítica fama de repartidor de obsequios se basa en una historia que cuenta que Nicolás ayudó a tres hermanas muy humildes que no podían casarse a causa de su pobreza. Se cuenta que la ayuda fue hecha en secreto por el sacerdote quien entró por una ventana y depositó una bolsa de oro dentro de los calcetines de cada niña, que colgaban sobre la chimenea para secarlos.

La imagen actual de Papa Noel es, en su mayoría, producto de la marca Coca-Cola, que lo eligió para sus anuncios navideños hace muchos años y lo vistió con sus propios colores rojos y blanco.

¿Cómo se vive la Navidad en el resto del mundo?

En América latina. En Chile, las familias instalan un pino de Navidad, ornamentado con luces y guirnaldas. La víspera de Navidad -o Nochebuena- las familias se reúnen y cenan. Y, pasada la medianoche, se intercambian regalos. Además se acude a las parroquias para participar en las misas de gallo -o de Medianoche- en que se anuncia y celebra el nacimiento de Cristo.

En Brasil, si bien se incorporaron nuevas tradiciones, hay una cena en la que generalmente se respeta el horario: a las 12:00 de la medianoche de la "Véspera do Natal". El cielo de ese país sudamericano se ve totalmente colorido: hay muchos fuegos artificiales. A las doce "Papai Noel" deja los regalos para los niños. Alguien de la familia se viste de "Papai Noel."

De hecho, las personas que pueden contratan alguien para hacerlo. En las calles donde hay comercio, generalmente se forman grandes filas de "Papais Noel" sentados en las aceras, tomando tragos y esperando que alguien venga a contratarlos para las fiestas. La cena incluye pollo o pavo con ensaladas, fruta fresca y cerveza.

Las costumbres en Cuba son similares a otros pueblos latinoamericanos: enviar postales navideñas de deseos de felicidad y paz, reunirse con familiares y amigos, obsequiar presentes y adornar vidrieras, casas y calles con árboles.
Los platos navideños de la cena de nochebuena suelen ser ensaladas acompañando el lechón, yuca con mojo, ajo y fricasé de pollo.

Una particularidad: durante el comienzo del gobierno de Fidel Castro, a partir de 1959 el gobierno suspendió estas fiestas religiosas y en 1969 fueron eliminadas oficialmente. No se permitió celebrar durante 28 años.
En diciembre de 1997, ante el anuncio de la visita del Papa Juan Pablo II, Fidel Castro volvió a declarar el 25 de diciembre como día feriado no laborable.

En el resto del mundo. En Italia la última noche del año, "Notte di Capodanno", es típico comerse un plato de lentejas antes de salir a la habitual fiesta en alguna de las discotecas del lugar. A las mujeres se las regala esta noche lencería de color rojo para que tengan suerte el año siguiente. En Roma y Nápoles, al llegar las doce de la noche, tiran los trastos viejos para comenzar el nuevo año con buen pie.

La gran mayoría de los irlandeses son católicos, por eso las tradiciones navideñas del país están muy influidas por esta confesión. Una de las tradiciones más singulares de la decoración son las velas. Se coloca una gran vela blanca en la entrada de la casa o en alguna ventana y se enciende el más pequeño de la casa el día de Nochebuena, un símbolo para dar la bienvenida a la Sagrada Familia y sólo podrá ser apagada por una niña o una mujer llamada María.

En países del otro hemisferio como Australia, al igual que sucede en la Argentina, la navidad tiene la peculiaridad de que se celebra durante su verano, por lo que el clásico ambiente navideño de nieve y frío al que se acostumbra, allí se transforma en playas y Santa Claus veraniegos. Un momento, como sea, para festejar. A brindar.