El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri organizará entre el 6 y le 9 de septiembre, el Primer Encuentro de Espiritualidad de América Latina con la participación de gurúes y maestros espirituales de todo el mundo, algunos honestos y otros con dudoso prontuario. La mega exposición se realizará en el Predio Municipal de Exposiciones de la ciudad y sobresalen entre otros el fundador de El Arte de Vivir, Ravi Shankar; Isha, la gurú cool que instaló su base en Uruguay; Claudio María Domínguez y los hindúes de Brahma Kumaris, entre otros.


La estrella de este evento de espiritualidad es Ravi Shankar y su ONG de la respiración. ¿Pero qué es El Arte de Vivir?, según su pagina oficial es una organización no gubernamental “humanitaria, educativa dedicada al manejo del estrés”, que fue fundada por Sri Ravi Shankar en 1981, estando hoy en más de 150 países. Según la organización, Shankar nació en 1956 y fue un niño muy inteligente, que recitaba a los cuatro años el Bhagavad Gita y que se lo encontraba casi siempre en estado de meditación.

La realidad no es tan así. Su formación estuvo bajo la sombra de otro maestro: el gurú Maharishi conocido por traer a occidente las técnicas de la meditación trascendental (MT). Maharishi tuvo su momento de gloria en los años sesenta cuando The Beatles se fotografiaron con él aunque al poco tiempo se desilusionaron cuando el gurú les insinuó que le entregaran el 25 por ciento de sus ganancias.

A principio de la década del ’80, Ravi Shankar abandonó a su maestro y armó su propio grupo El Arte de Vivir continuando con las técnicas de meditación y respiración pero aggiornadas a los tiempos modernos, con un lenguaje más occidental, más new age.

A los cursos de respiración le incorporó muchas de las técnicas de coaching y se concentró en un público de clase media, media alta. No habló más de religión sino de espiritualidad, no habló más de culto sino de ONG, no habló más seguidores sino de voluntarios.

Shankar ofrece el “camino” en un curso de seis días a un precio que va de 500 a 900 pesos. Baratísimo si uno cree que en una semana su vida cambiará para siempre: basta de estrés, de caos, de enfermedades, de falta de amor.
Pero no, no es tan simple. Después de la primera semana en El Arte de Vivir se busca que los participantes continúen en nuevos cursos –estos sí muchos más caros- hasta llegar a la fase II o Retiro del Silencio donde quienes lo realicen deben permanecer durante días en total silencio, con técnicas de manipulación, cambios de comidas, de horario de sueño, con meditaciones reiteradas y repetitivas que terminan quebrando emocionalmente al participante hasta convertirse en un miembro activo del grupo. Luego llegaran los cursos de liderazgo tanto en el país como en la India.

Una de las novedades de Ravi Shankar y su éxito en todo el mundo es su vinculación con personajes mediáticos y populares, con lo cual le abre las puertas a nuevos seguidores. En la Argentina, el caso más paradigmático es Marcelo Tinelli que desde la popularidad de “Bailando por un sueño” recomienda seguir al gurú.

Macri es otro de los seguidores y fue quien le abrió las puertas en Buenos Aires. No sólo organizó la mega exposición sino que le permitirá que el próximo domingo realice una meditación masiva en Dorrego y Figueroa Alcorta.

El grupo Clarín junto a Macri es la otra pata de la promoción que recibe diariamente el maestro oriental: “Buenos Aires medita con Sri Ravi Shankar”, dice todos los días el multimedio hegemónico. Además, recuerda que trasmitirá en vivo el evento a través de Clarin.com

Macri, cómo denunció la diputada porteña por Nuevo Encuentro, Delia Bisutti, le entregó subsidios a El Arte de Vivir aunque esos convenios nunca pasaron por la legislatura.El jefe de Gobierno porteño es coherente y prefiere que los seguidores de El Arte de Vivir vayan a las escuelas de la ciudad con sus planteos de “salvación individual” antes que soportar a los jóvenes militantes que llevan El Héroe Colectivo, el taller de juego basado en El Eternauta de Héctor Oesterheld, dónde tiene como objetivo generar conciencia sobre el compromiso y el esfuerzo colectivo.

Macri, como Shankar, optan por lo individual antes que por lo colectivo. Nuestra presidenta ha sido clara hace unos días cuando afirmó que “la historia se construye siempre desde lo colectivo, nunca desde lo individual”.

Para terminar, una anécdota sobre Maharashi, el mentor de Ravi Shankar. John Lennon, entrevistado por la revista Rolling Stone en 1970, expresaba así su ruptura con el gurú: “Le dedique una canción al Maharishi. Se titulaba Sexy Sadie. No me atreví a decir, Maharishi hemos hecho el idiota por tu culpa (…) Cuando le digo “nos vamos”, él preguntó ¿por qué? y el resto del rollo, y yo le dije: “Si eres tan cósmico lo sabrás”, porque siempre estaba intentando insinuar, lo mismo que sus consejeros, que hacía milagros. Le dije “ya lo sabes” y él me miró como diciendo “te voy a matar, hijo de puta”, y cuando me miro, supe que era cierto”.

Cuál sería la respuesta de Tinelli si su gurú adorado le pide el 25 por ciento de Ideas del Sur… Nos enteraremos por su nueva cuenta de twitter.