Fevida, la exposición que se llevará a cabo entre el 6 y el 9 de septiembre en la Ciudad de Buenos Aires, reunirá a oradores de toda índole y estilo. Desde Sri Sri Ravi Shankar, líder de El Arte de Vivir, pasando por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri (quien hablará sobre “El amor a lo público), la conductora Viviana Canosa, el locutor Ari Paluch, un sobreviviente de la tragedia de los Andes y distintos gurúes espirituales de renombre mundial, son algunos de los oradores que ostenta FeVida en su extenso cronograma anunciado. 

A priori, llama la atención la heterogeneidad de la lista de invitados que expondran su experiencia en FeVida. Puede notarse también que desde ciertos sectores del periodismo y programas televisivos con temáticas superficiales den el presente en un ambiente que acaso intenta desprenderse de lo material y banal, (Acabe destacar la homologación de Marcelo Tinelli y otros artistas a los pregones de Shankar). Además, se anunciaron las presencias de Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia y Juan Carr, creador de Red Solidaria, pero ambos desetimaron su participación, aunque el cronograma aún no acusó recibo de la informada ausencia. 

Al respecto, el periodista y escritor Alfredo Silletta, experto en el estudio de las sectas y religiones, reflexionó a INFOnews: “El estilo de estos grupos es reclutar todo tipo de personas con cierto renombre público, sin importan su procedencia. Invitaron a Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz de la Guatemala, una mujer muy piola, (que no confirmó presencia), y de golpe aparecen personajes muy siniestros, como puede ser la gurú australiana Isha, que fue denunciada en Uruguay por familiares de una seguidora, está siendo investigada por la justicia. En el caso de Argentina, Tinelli está dando una manija infernal, el Grupo Clarín hace más de 20 días que está haciendo campaña por el Arte de Vivir, y el mismo Mauricio Macri apuntaló la llegada de Ravi Shankar al país”.

"Estos grupos ya no hablan más de religión, porque el tema de las sectas fue muy denunciado en Europa; ahora hablan de ONG".

Silletta explica que la nueva ola de grupos espirituales, a diferencia de las sectas y agrupaciones de los años 60, que se caracterizaban por ser cerradas y aislar a los seguidores, intentan descubrir las intenciones y apuntan a cierto estrato social medio alto a través de la “new age”, terapias de coaching: “Estos grupos ya no hablan más de religión, porque el tema de las sectas o grupos religiosos fue muy denunciado en Europa, se hicieron muchas leyes en contra. Es por eso que los creadores ahora hablan de ONG, y aseguran no tener seguidores ni devotos sino voluntarios. Lo que se busca con esto es ampliar las fronteras, la aceptación de todo el mundo, y ala vez homologado por personajes famosos”.

Otro punto interesante resulta ser el apuntalamiento que recibe la fundación liderada por Ravi Shankar por parte del PRO. Silletta sostiene en una nota que publicó el sitio web de Diagonales en el día ayer que la diputada porteña por Nuevo Encuentro, Delia Bisutti, denunció que el jefe de gobierno porteño le entregó subsidios a El Arte de Vivir sin tratar la iniciativa en la Legislatura. "Lo que creo es que Macri, parte de la clase media alta, se enganchó y ahora difunde eso entre el público que lo ha votado, porque él nota que sus votantes en general son los mismos que se han metido en esto del Arte de Vivir. Macri ve el negocio por ese lado. Se ha pronunciado en contra del matrimonio igualitario, pero dejó de tocar el tema porque notó que la comunidad gay se acercaba a Capital y le convino por ese lado aceptar y dejar de criticar, eso beneficiaba a su gestión", redondea Silleta.