Los extractores automáticos de esperma no solo existen, sino que funcionan ya en algunos hospitales chinos, según informa el diario británico Mail Online.

El succionador se adapta al pene del paciente.

La máquina dispone de un tubo se silicona que se ajusta a la estatura del donante y al tamaño de su pene. La velocidad del aparato, su amplitud y la temperatura también son variables. Además, cuenta con una pantalla en la parte superior en la que se reproducen películas para ayudar en el proceso de extracción.

El director del departamento de urología del Hospital Central de Zhengzhou, Zhu Guoxin, explicó que la máquina se estaba utilizando para pacientes con problemas de fertilidad que no pueden extraer el semen de la manera tradicional.

El médico resalta que la máquina únicamente es recomendable para pacientes con ese tipo de problemas, después de que una plataforma social china asegurase que ahora se podía "hacer dinero de pie”, en referencia al uso del extractor en donaciones del banco de esperma.