De los objetos que trajo del Congreso, sólo le reservó lugar, hasta ahora, a un "mini" busto de Néstor Kirchner. Lo tiene cerca, sobre el escritorio, junto a varios diarios del día, algunos libros y pilones de papeles y expedientes. También cambió la disposición del escritorio de su flamante despacho: prefirió estar de espaldas al ventanal que desde el sexto piso da a la calle Suipacha y mirar de frente a la oficina contigua donde sus colaboradores todavía intentan poner algo de orden. Así, además, puede espiar los dos plasmas que permanecen encendidos sin pausa, con las pantallas partidas en cuatro ventanas a los canales de noticias. Todo indica que no habrá mucho tiempo ni dedicación para acomodarse al nuevo lugar de trabajo, pero a Martín Sabbatella, el flamante titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) no lo preocupa; confiesa que en las últimas horas se volvió a sentir como pez en el agua, que la función ejecutiva –entre 1999 y 2009 fue intendente de Morón– es lo suyo, definitivamente el lugar en el que se siente más cómodo haciendo política, y que el paso por el Congreso le hizo notar cuánto disfrutaba y ¿extrañaba? la gestión. Las advertencias de la presidenta sobre la "noble y dura" tarea que tiene por delante y el presagio de convertirse en socio del club de los "feos, sucios y malos" ya dieron sus primeros indicios. La disputa por la plena aplicación de la Ley de Medios, de cuya aprobación en el Congreso se cumplirán tres años el próximo miércoles, dibujó en las últimas horas una nueva y áspera pulseada en el mundo judicial. Dos convulsionados plenarios del Consejo de la Magistratura y la denuncia del gobierno sobre una maniobra "funcional" al Grupo Clarín para intervenir en la designación del magistrado que deberá fallar sobre la cláusula de la norma que obliga al multimedios a desinvertir –el ya archifamoso artículo 161– pusieron a la Casa Rosada, y también al nuevo responsable de la AFSCA, ante desafíos urgentes. "La ley es absolutamente constitucional, y no vemos motivo para que se plantee una cosa distinta y, por lo tanto, la aplicaremos. El 7 de diciembre todo el mundo tiene que tener el plan de adecuación presentado e iniciado. Lo que quede fuera del 7 de diciembre está fuera de la ley y con los plazos de adecuación vencidos", asegura en una entrevista con Tiempo Argentino.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - "Hay una maniobra para bloquear la adecuación"