En el marco de la campaña de desprestigio y de ataques personales contra el dirigente social Luis D'Elía, la Secretaría General de la ANSES, a cargo de Rodrigo Ruete, emitió un comunicado para desmentir “la información dada por el programa Periodismo Para Todos, perteneciente al Grupo Clarín, y de aclarar la situación laboral en la que encuentran sus hijos”.

En tal sentido, el escrito detalla la situación laboral de cada uno de los tres trabajadores, que “a partir de la aprobación del Curso-Concurso para ingresar a Planta Permanente realizado en el año 2011, pasaron a ser trabajadores permanentes del organismo, en las mismas condiciones y siguiendo idénticos procesos que el resto de los que participaron en dicha instancia”.

“En la actualidad, realizan distintas funciones y los niveles salariales que perciben corresponden a la escala remunerativa acordada en discusión paritaria con los sindicatos para todos los trabajadores del organismo”, agrega el comunicado.

Aimé Belén D'Elía es Coordinadora Administrativa de la Unidad de Atención Integral (UDAI) Virrey del Pino y tiene como funciones la administración y control de recursos humanos, la gestión de la provisión de insumos y el despacho y archivo de la documentación de la oficina. Por dicho trabajo, recibe un ingreso mensual de $8.786,76. También hay que considerar que el sueldo incorpora el pago por Productividad y el Adicional por Cumplimiento. Estos ingresos son variables y los perciben todos los empleados de la ANSES que cumplan con los indicadores de estándar establecidos por la administración.

Facundo Nahuel D'Elía es Iniciador Intermedio de la UDAI Río Grande, Tierra del Fuego, con un ingreso neto de $11.573,67. Entre las tareas que desempeña, se encuentran las de recepción de documentación e inicio de trámites de jubilaciones y pensiones y armado de expedientes para gestionar los beneficios. El sueldo incorpora $5.916,51 de Adicional por Zona, que perciben todos los trabajadores que pertenecen a la misma localidad del sur del país, y Productividad como el resto de los empleados.

Pablo Emanuel D'Elía es jefe de la UDAI Virrey del Pino y responsable de toda la gestión de la dependencia. Por ello, percibe un sueldo neto de $10.926,43, a lo que se agrega Productividad y Adicional por Cumplimiento en las mismas condiciones que el resto de los empleados. Estos ingresos variables se otorgan a aquellos trabajadores que cumplen con los objetivos planificados de productividad.

De esta forma, el escrito indica que “la manipulación de la información está dada en la consideración del sueldo, sin los aportes ni contribuciones que realizan los empleados, como la jubilación, los aportes por la Ley 19.032, las cargas por Obra Social y la afiliación sindical. Asimismo, no contempla el pago del Impuesto a las Ganancias. Por otro lado, se consideraron los ingresos de meses excepcionales, en los que se pagaron los aguinaldos correspondientes por ley”.

Asimismo, la ANSES adhiere a las tomas públicas de posición de los gremios UPCN, SECAFPI y ATE, que han repudiado el intento de manipulación mediática del caso y han señalado que “las mejoras salariales que lograron los trabajadores de la ANSES (…) son conquistas paritarias y se rigen bajo la Ley de Contrato de Trabajo. Son el fruto del esfuerzo y del compromiso que venimos realizando todos los compañeros en pos de la Seguridad Social de nuestro país”.

Y como señalara el gremio ATE, en nota elevada al Secretario General del organismo: “Los compañeros mencionados no cobran ni más ni menos que las remuneraciones que la grilla salarial de nuestro Convenio Colectivo establece. Asimismo, desde el año 2006 venimos celebrando paritarias, en las cuales, mediante la organización de los trabajadores y trabajadoras hemos recuperado importantes derechos perdidos en la década del ’90”.

“La falsa denuncia de Lanata se inscribe en la misma ideología que en aquella década destruyó el Estado Nacional por considerarlo obsoleto, denigrando el empleo público por tratarse de un “gasto innecesario”, y cuyo resultado se tradujo en enormes reducciones de personal, entre otros males”, agregó ATE.

Este mecanismo de manipulación y tergiversación de la información solamente apunta a desprestigiar las políticas de Seguridad Social llevadas adelante por la ANSES, así como a la imagen del organismo.

Por este motivo, la ANSES manifiesta su más enérgico repudio a dichas operaciones periodísticas que atentan contra el conjunto de los argentinos.