En su editorial del martes 6 de noviembre, el diario de la Argentina semicolonial justificaba el embargo de la Fragata Libertad por parte del imperialismo estadounidense. Aquí la fundamentación que, en palabras de su siervo doméstico, pretende legitimar tan bárbaro acto de agresión: "El sostenimiento de políticas equivocadas [por el kirchnerismo] ha llevado a la Argentina a convertirse en uno de los dos países de más alto riesgo financiero en el mundo. [...] De la mano de un exacerbado intervencionismo estatal y de erróneas medidas gubernamentales, la aversión inversora crece a ritmo galopante." Primera justificación. Y vas más allá la tribuna reaccionaria de doctrina: "El desborde del gasto público y la aparición de un déficit fiscal creciente han venido erosionando desde hace tres años la confianza y han acrecentado la duda de que el gobierno argentino pueda cumplir con sus compromisos." Segunda justificación. "El alto riesgo argentino resulta de estos comportamientos, además de la lamentable historia que expone nuestro país como el que más ha deshonrado su deuda pública en los últimos treinta años. El último default, aclamado a fines de 2001 por el Congreso, y la forma extremadamente agresiva con que se lo renegoció, nos han puesto prácticamente en la categoría de un país estafador." Tercera justificación. Y como somos un país estafador, el mitrismo contemporáneo nos advierte: "De continuarse con estos comportamientos, el país corre el riesgo de un aislamiento total del sistema financiero internacional y del mundo, y de una acentuación de la fuga de capitales. El embargo de la Fragata Libertad, además de humillarnos, ha puesto en evidencia la ausencia de solidaridad internacional frente a un hecho que nadie considera que haya sucedido por casualidad." Cuarta y última justificación. En fin, el embargo es lógico, merecido y legítimo. La referida editorial fue guión del último programa del periodista estrella de Magnetto. El mensaje: "Tenemos un gobierno estafador, que no sólo no paga como debería a los acreedores extranjeros sino que para colmo de males endeudó al ciudadano común." ¿Feliz coincidencia que el periodismo apátrida y mercenario ataque la cuestión del desendeudamiento con la Fragata Libertad embargada, a pocas semanas del 7D? Semanas después del día de la soberanía del año pasado, el cañoneo británico en Malvinas se proponía atemorizar a una presidenta y a un pueblo decididos a reconstruir su Nación. Este 2012, la pérfida Albión pasa la posta a EE UU, quien a través del buitre Elliott, intenta terminar con la exitosa política de desendeudamiento del kirchnerismo, uno de los pilares del modelo de desarrollo puesto en marcha en 2003 y "pésimo" ejemplo para la Periferia endeudada. La estrategia imperialista cierra magistralmente con el paro nacional para el mismísimo día de la soberanía, convocado nada más ni nada menos que por el sindicato de choferes de camiones-chacarero-maoista y la CTA- juanbejustista-socialdemócrata.

Incitados desde los medios del atraso y la exclusión, a la cuota de ciudadanía indignada en las calles se sumará este martes la cuota de "descamisados" y ruralistas indignados. Moyano y Micheli son funcionales al trabajo de pinzas entre el imperialismo y sus paladines nativos. Pero los trabajadores nucleados por ambas organizaciones no pueden sumarse a semejante acto en contra sus propios intereses y los del pueblo argentino. Como alertan los líderes de los sindicatos de camioneros y choferes del Primer Mundo, están en juego la soberanía argentina y el éxito de su política de desendeudamiento, clave a su vez para las naciones oprimidas en situación similar. La captura de la Fragata Libertad en suelo africano es la misma violación a la soberanía nacional y por las mismas fuerzas que en 1845 osaron adentrarse en aguas del Paraná. 

LOS CAMIONEROS DE LA ITF ALECCIONANA A MOYANO. El 5 de noviembre y a través de su presidente, la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) se solidarizó con la Argentina por el embargo a la Fragata Libertad. Dos días después, el diario Morning Star publicaba la opinión de otro directivo de la ITF en relación con el mismo asunto: "Elliot Management Corp. [...] no es amigo ni mucho menos de los sindicatos y de los trabajadores, y tampoco de los países pobres que han sido paralizados por la deuda en nuestro sistema capitalista global del siglo XXI. La Argentina suspendió el pago de deuda por 82 mil millones de dólares y devaluó su moneda en 2002. Las negociaciones con inversores comenzaron en 2005, cuando el presidente argentino Néstor Kirchner ofreció 30 centavos por dólar para recomprar los bonos, acuerdo que han aceptado un 93% de los acreedores de la Argentina." Su autor, el británico Martin Mayer, concluye: "Está claro que este ataque a la soberanía de la Argentina es en interés de nadie excepto de Singer y el funcionamiento de su fondo buitre multimillonario." Verdad a medias, pues es sabido que las élites conservadoras estadounidenses y británicas aborrecen el populismo kirchnerista. Más allá del trascendental equívoco, nada que reprochar al Moyano británico que no perdió nunca de vista la cuestión de fondo ni al enemigo verdadero del pueblo trabajador: "En este asunto, el movimiento sindical internacional está del lado de los argentinos y de sus sindicatos." Pero ocurre una lamentable paradoja. Mientras que la ITF califica al embargo de la Libertad de "ataque a la soberanía", el sindicato más importante del rubro de la ITF en la Argentina y miembro de ella... ¡elige el día de la soberanía para marchar contra el gobierno nacional! 

DE VUELTA DE OBLIGADO A
LA FRAGATA LIBERTAD. Poco tiempo después del 20 de noviembre del año pasado, la flota invasora británica en Malvinas  a puro cañonazo nos recordaba a los países periféricos, y muy particularmente al pueblo argentino, que el uso de la fuerza militar está a la vuelta de la esquina. Doce meses más tarde, la justicia de Nueva York y un fondo buitre estadounidense –a la sazón, uno de los principales contribuyentes del Partido Republicano– se proponen terminar con el exitoso y ejemplificador proceso de desendeudamiento argentino (que incluye de obsequio la expulsión del FMI). Y de 2012 retornamos a Vuelta de Obligado, cuando como resultado de la política económica soberana aplicada por Rosas a partir de 1835, y que vino a reanimar la industria artesanal doméstica atrofiada desde la derrota del Plan de Operaciones de Moreno y Belgrano, insultó a las potencias manufactureras de la época. Diez memoriales de los principales comerciantes, banqueros e industriales británicos y franceses urgieron a sus respectivos gobiernos a que adoptasen "medidas" para limitar las restricciones puestas al comercio en el Plata por el "dictador". Así comenzó a fraguarse el ataque a la soberanía nacional de 1845. Más de siglo y medio después, el imperialismo financiero y especulador combate una vez más la soberanía nacional. El Moyano británico, al que sólo le faltó en su nota vincular el embargo de la Libertad con la invasión de 1845 y el colonialismo en Malvinas ejercido por su país, expresó al cierre de su artículo: "No es justo que una institución capitalista independiente pueda, no sólo socavar los esfuerzos de reestructuración de deuda internacional con impunidad [...] sino también interferir con la mismísima independencia soberana de la Argentina. No podemos permitir que este capitalismo rampante de fondos buitres se lleve la victoria." Muy cierto. El triunfo del buitre Elliott, al que aspira el mitrismo contemporáneo y el Grupo Clarín, asestará un duro golpe a la cuestión de la deuda de los países periféricos y, por supuesto, a la de la Argentina. Porque del éxito del desendeudamiento, depende el presente y futuro del pueblo argentino. Soberanos o dominados.