El juez del máximo tribunal, Eugenio Zaffaroni fue consultado sobre presuntas presiones recibidas en la Corte por la causa de la Ley de Medios. Pero el magistrado negó todo tipo de imposiciones.

"Es un tema de trascendencia pública. Estamos preocupados sí por resolver algo que tiene trascendencia pública, pero nada más que eso. Vuelvo a insistir: los alegados de orejas no son presiones; son un accidente propio de la profesión", aseguró el magistrado, en diálogo con Jorge Rial.

Sus declaraciones se producen luego de los cuestionamientos que habían surgido en las últimas horas desde el propio Poder Judicial denunciando presiones de distintos sectores por la causa que debe resolver la constitucionalidad del artículo 161 de la Ley de Medios y la prórroga de la medida cautelar que la mantiene paralizada.

Zaffaroni contó que está habituado a que le hablen del caso cuando va a algún restaurante o a hacer ejercicio a algún club. "Es inevitable, así es al vida", comentó.

El magistrado se refirió también al fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York, que ordena suspender el fallo del juez Thomas Griesa. El polémico dictamen obligaba a la Argentina a pagar el 100% de la deuda con los bonistas que no entraron al canje.

"Afortunadamente la Cámara reaccionó bien. Anuló una cosa que era espantosa, terrible, que ponía en riesgo todo el sistema financiero mundial", analizó.

Respecto a la decisión del Estado de someter a jurisdicción extranjera los diferendos suscitados para acaparar atención cuando se emite deuda pública, el reconocido abogado opinó que habría que prohibirlo, porque “no podemos regalar soberanía de manera gratuita".