Tras 20 años de investigación, el ex intendente de la Ciudad de Buenos Aires, Carlos Grosso, fue "sobreseído definitivamente" en en la causa de la "escuela shopping" del barrio porteño de Once. Estaba acusado de malversación de fondos públicos durante el negociado que se realizó en su gestión.

"La causa fue extinguida por prescripción de la acción penal seguida en estas actuaciones", afirmó la Cámara Federal en una resolución. Según los jueces, "carece de razonabilidad forzar una interpretación con la sola finalidad de mantener vigente una acción que, desde hace tiempo, ha permanecido sin avances cualitativos que permitan avizorar siquiera lejana una conclusión".

En las cinco carillas del fallo, se recuerda que el expediente se inició el 7 de mayo de 1991 y que en su trámite "intervinieron a lo largo de los años más de ocho magistrados, distintos tribunales de Alzada y la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

Durantes 20 años, la investigación fue atravesando laberínticas instancias que incluyeron prescripciones, revocatorias, recusaciones, apelaciones, recursos y todo un espinel de planteos que enmarañaron la causa a punto tal que hoy ni siquiera se puede "avizorar una lejana conclusión".

En una de esas actuaciones, se dictó la prescripción respecto del empresario Hugo Szeinbaum, otros de los involucrados en la megacausa donde se investigó la concesión de la denominada "escuela shopping" en referencia al colegio "Presidente Mitre", ubicado en la esquina de Sarmiento y Avenida Pueyrredón.

La causa comenzó en mayo de 1991 cuando el entonces concejal del Fredejuso Aníbal Ibarra y su par del partido Federal Guillermo Francos denunciaron a Grosso y a los 42 concejales que a las 3 de la madrugada del domingo 30 de diciembre de 1990 votaron a favor de la aprobación del proyecto que cedió al empresario Salomón Salem la planta baja de la escuela Nº 16 y 25 locales en la feria municipal CAM-74, a cambio de archivar un reclamo por una deuda y remodelar la escuela.

Durante el mes de abril último se produjo el desalojo de los 17 comerciantes en base a lo resuelto por la Legislatura que sancionó la ley para restituir a la Escuela el uso de los inmuebles en cuestión "ubicados en su franja perimetral” y que habían sido cedidos mediante la polémica ordenanza 44.832.