En una decisión poco menos que escandalosa y que supone un fuerte revés para la lucha contra la trata de personas en el país, la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán, integrada por los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, decidió absolver a los 13 acusados del secuestro y desaparición de María de los Ángeles Verón, en 2002, víctima de una red de trata de personas.

Con una demora de más de cuatro horas, y al cabo de un juicio oral que duró diez meses y en el que testificaron 130 personas, entre ellas muchas víctimas de redes de trata liberadas y que aseguraron haber sido compañeras de cautiverio de Marita, el tribunal liberó de culpa y cargo a Víctor Ángel Rivero, su hermana María Jesús Rivero, Irma Lidia Medina, sus hijos Gonzalo y José Gómez, Daniela Milhein, su esposo Alejandro González, Humberto Derobertis, Paola Gaitán, Mariana Bustos, Carlos Luna, Azucena Márquez y Domingo Andrada, en medio del estupor y la indignación de gran parte de los asistentes a la audiencia, que de inmediato se comunicaron a los cientos de personas que aguardaban el veredicto en la Plaza Irigoyen, fuera de los tribunales tucumanos.

Susana Trimarco, mamá de Marita y símbolo de la lucha contra la trata en la Argentina, se retiró de la sala inmediatamente después de leído el veredicto, visiblemente turbada y escoltada por sus abogados, en medio de un tumulto de periodistas. Ella no hizo declaraciones, pero José D'Antona, uno de sus letrados, aseguró: "Está absolutamente claro que éste es un acto de corrupción". "Se siente, se siente, Marita está presente", gritaban los manifestantes que acompañaban la salida de Susana.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Escándalo: absolvieron a los 13 imputados del caso Marita Verón