El Grupo Clarín sufrió otro revés en la Justicia. Esta vez fue en la causa que inició contra periodistas y funcionarios del gobierno nacional por “incitación a la violencia”. El juez Luis Rodríguez consideró que no existió ningún delito y la causa cayó.

En un escrito de 35 páginas, los abogados del holding de Ernestina Herrera de Noble y Héctor Magnetto habían acusado acusaron por sus opiniones al fundador de Tiempo Argentino, Roberto Caballero, y a los colegas Sandra Russo y Javier Vicente de un delito que implica penas de tres a seis años de prisión. Su denuncia también alcanzaba al titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Martín Sabbatella; ; el secretario de Legal y Técnica de Presidencia, Carlos Zannini; el ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak; el jefe del bloque de legisladores porteños del FpV, Juan Cabandié, y el diputado nacional Edgardo Depetri; "los integrantes de las agrupaciones de La Cámpora, el Frente Transversal y el Movimiento Evita".

Tras hacerse pública, la denuncia suscitó el repudio de intelectuales, periodistas, trabajadores del propio Grupo Clarín y dirigentes políticos. En Radio Vorterix, el abogado de Clarín Hugo Wortman Jofré mintió y se comenzó a destapar la olla.