El yacimiento arqueológico de Sosteli, en Vest-Agder County Noruega, ofrece pruebas sólidas de que los agricultores vikingos cultivaban activamente cannabis. Según un análisis reciente el cannabis encontrado en el complejo podría fecharse entre el 650 d.C. y el 800 d.C.

Sosteli se encuentra alejado de los grandes centros de población vikinga, donde se han realizado otros hallazgos de cannabis. Pero nada hace indicar que los vikingos cultivaban la planta para fumarla. Lo más probable es que se cultivara para la fabricación de textiles y cuerdas. El material analizado, que volvió a surgir por casualidad, nace de un proyecto de investigación noruego-danés en Sosteli en la década de los años 40 y 50. Los científicos tomaron muestras de polen de un pantano cercano a la excavación original.

"Las muestras habían sido olvidadas, así que fue muy emocionante para mí descubrirlas de nuevo", contó Catherine Jessen del Museo Nacional de Dinamarca.