Luego de la reunión que el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, mantuvo esta mañana con el senador nacional Miguel Pichetto y el intendente de Bariloche Omar Goye, en la que le pidieron que evalúe renunciar a su cargo, el mandatario provincial dialogó con CN23 y explicó los motivos del pedido.

Para Weretilneck, los saqueos que se originaron en la ciudad para los festejos de fin de año, fue "una situación de descontrol político" que el intendente no supo manejar. "Nada tuvo que ver con la pobreza o situación de vulnerabilidad social. Fue un escenario montado", denunció, y que luego se trasladó a otras ciudades de Río Negro. "No eran necesarios estos hechos que contagian al mundo del delito", agregó.

"Hechos políticos de esta gravedad tienen que tener una solución, y la solución es que se vaya", afirmó tajante el gobernador. Y denunció: "Un gobernante no puede estar extorsionando a comerciantes para que entreguen bolsas de comida".

Según explicó el gobernador, si finalmente Goye renuncia, se llamará a elecciones para que "el pueblo elija a su intendente democráticamente, como corresponde".