El pasado 2 de octubre, cuando la Fragata Libertad fue retenida en un puerto de Ghana, representantes de la oposición propusieron algunas alternativas a las negociaciones y procesos legales que abrió el Gobierno nacional para recuperar el buque escuela de la Armada.

A grandes rasgos, la posición era clara: pagar y recuperar la embarcación, aunque eso significara dar la razón a los fondos buitre y generar una avalancha de pedidos de revisión por parte de otros bonistas contra el Estado argentino.

Entre ellas, tres fueron las propuestas más resonantes mediáticamente. Primero, el diputado nacional del Frente Peronista Alberto Asseff presentó en la Cámara un proyecto de ley para que el Poder Ejecutivo Nacional promoviera la creación de un "Fondo Patriótico" de 20 millones de dólares destinado a abonar la caución exigida por la Justicia de la República de Ghana y levantar el embargo de los fondos buitre. La cifra sería reunida a través de donaciones.

Según sostenía el proyecto: "Daríamos una lección a propios y extraños, adentro y afuera del país, si aprovechásemos esta dolorosa circunstancia que experimenta el buque escuela de la Armada para mostrar al mundo y mostrarnos a nosotros mismos que por nuestras venas corre sangre patria y por consiguiente somos capaces de aportar cincuenta centavos de dólar cada uno de los argentinos para rescatar a nuestra nave emblemática".

La propuesta, sin embargo, no tuvo mayores repercusiones dentro de Diputados.

Por otro lado, impulsada por el ex senador nacional de la UCR, José María García Arecha, se presentó la idea de crear en un banco estatal una cuenta abierta para que los ciudadanos de todo el país pudieran "colaborar" y así juntar la cifra necesaria para pagar a la Justicia de Ghana y levantar el embargo.

En ese momento, el diputado nacional por el Pro, Federico Pinedo, explicó: "Es un fideicomiso que armamos con el Banco Ciudad, diseñamos el formato jurídico, hablamos con abogados en Ghana, hay acuerdo entre los bancos que pueden intervenir y el dinero se juntaría a través de una cuenta en el Banco Ciudad para que cada uno aporte lo que pueda".

Pero la idea tampoco llegó a buen puerto debido a que los asesores legales de algunos de los legisladores que estaban en el tema indicaron que la iniciativa podía llegar a perjudicar las negociaciones del Estado nacional.

"No tenemos en claro las implicancias que esto puede tener en la posición Argentina. Estamos esperando, nos pusimos de acuerdo para esperar para no hacer una acción que comprometa la postura política argentina", explicó Pinedo.

A pesar de las diferencias políticas y las diversas interpretaciones sobre lo que debía hacerse en el momento en que la nave fue embargada, la mayoría de los representantes de la oposición celebró la decisión del Tribunal del Mar que liberó a la Fragata y felicitó el accionar del Gobierno.

Por ejemplo, Pinedo expresó a través de Twitter: "Felicito a los funcionarios d la Cancillería q defendieron los intereses nac. ante el Tribunal del Mar y lograron la liberación d la Fragata".

En tanto, el senador Nito Artaza indicó: "Celebramos el fallo del Tribunal del mar, hay temas que nos unen por encima de las diferencias, política hacemos en casa, afuera somos uno".

Por último, otro de los que intentó con una colecta fue el Partido Liberal Libertario (PLL), que también convocó a los ciudadanos a juntar dinero para levantar en forma privada el embargo.

Gonzalo Blousson, titular de la peculiar agrupación, propuso recaudar los 20 millones de dólares y así recuperar la nave de manera privada y voluntaria, sin intervención estatal.

"Gracias al aporte de ciudadanos, grupos empresarios y sectores de la oposición, sin dudas se podrían juntar los fondos necesarios para recuperar la fragata en poco tiempo. Es hora de que los argentinos dejemos de buscar en el gobierno la solución a los problemas, especialmente los causados por el gobierno mismo, y que demostremos que mediante nuestra iniciativa podemos ser mucho más eficientes que los procedimientos estatales", señalaron en un comunicado.