La Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) reeligió a Raúl Castro para la presidencia del Consejo de Estado, por lo que gobernará la isla hasta el año 2018. En ese sentido, además, el mandatario anunció que este será su último período de gobierno.

 

"Deseo esclarecer que en mi caso, con independencia de la fecha enque se perfeccione la Constitución, éste será mi último mandato", dijo Castro, de 81 años, al asumir su segundo mandato por cinco años más.

Su marcha no dependerá por lo tanto de cuándo se apruebe la reforma de la Constitución que ha propuesto para limitar los altos cargos a un máximo de dos periodos de cinco años cada uno.

Raúl Castro ya había subrayado en varias ocasiones la necesidad de rejuvenecer el aparato de gobierno porque "el tiempo apremia". En abril de 2011, el menor de los Castro reconoció que el país no contaba con una "reserva de sustitutos debidamente preparada".

Los hermanos Castro, de 86 y 81 años, respectivamente, fueron recibidos con “una cerrada ovación” al llegar al Palacio de Convenciones de La Habana.

Durante la sesión constitutiva de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional de Cuba, los parlamentarios votaron por Esteban Lazo Hernández como presidente del órgano y ratificaron como vicepresidenta a Ana María Machado y secretaria a Miriam Brito, quienes ocuparon esos cargos en el período anterior.

Los 612 diputados a la Asamblea Nacional (parlamento) electos el 3 de este mes -incluidos Fidel y Raúl Castro- sesionaban para escoger entre ellos, mediante voto secreto y directo, a los integrantes del Consejo de Estado.

Además de al presidente, designaron a los otros cinco vicepresidentes, el secretario y los restantes 23 miembros del organismo ejecutivo de gobierno, todos ellos por los próximos cinco años.

Quien desempeñaba ese cargo desde 1993 hasta ahora, el histórico dirigente Ricardo Alarcón, de 75 años, no se postuló para continuar en el parlamento en los comicios de principios de mes.

Fidel Castro dejó el gobierno el 31 de julio de 2006, por razones de salud, y no asistía a la Asamblea desde agosto de 2010, cuando intervino en una sesión extraordinaria para hablar sobre el peligro de una eventual guerra nuclear, recordó la agencia española EFE.

Hace tres domingos también se mostró en público al acudir a votar en un colegio de La Habana, luego de que en los comicios de 2008 le hubieran llevado la urna electoral hasta el lugar donde convalecía.