Golpe de Estado en 2002

El 11 de abril del 2002, una alianza heterogénea realizó un golpe de Estado contra el gobierno de Hugo Chávez Frías en Venezuela. El grupo conformada por la organización patronal Fedecámaras, la Confederación de Trabajadores de Venezuela, la Iglesia Católica, sectores militares disidentes, y sobre todo los grandes medios privados de comunicación, intentó detener el proceso de cambio que estaba llevando adelante el líder bolivariano.

El empresario Pedro Carmona asumió ilegalmente el poder y encarceló a funcionarios chavistas, cerró medios de comunicación alternativos y reprimió las protestas en su contra. Los medios hegemónicos ocultaron esta situación.

Dos días después, el 13 de abril de 2002, Chávez retomó el poder gracias a la movilización popular y a los militares leales que le respondieron. El 19 de abril, el presidente dijo: “Este golpe de Estado no hubiese sido posible sin el apoyo de los medios de comunicación. Si los medios, especialmente las televisoras, quieren seguir alentando esto y nosotros lo permitimos, ellos nos van a llevar a una guerra”.

La situación se replicó en medios internacionales, también opositores acérrimos de Chávez. Dos días después del golpe, el diario español El País escribió un editorial en el que decía: “Sólo un golpe de Estado ha conseguido echar a Hugo Chávez del poder en Venezuela. La situación había alcanzado tal grado de deterioro que este caudillo errático ha recibido un empujón”.

Conflicto con RCTV en 2007

El 28 de mayo de 2007, el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela se negó a renovarle la concesión del espacio radioeléctrico, propiedad del Estado, al canal privado Radio Caracas Televisión Internacional (RCTVI).

RCTV había sido el principal actor en el golpe de 2002. El entonces ministro de Comunicación e Información, William Lara, había afirmado: ““El papel determinante de RCTV durante [el] golpe de Estado de 2002 debe ser recordado”, El presidente Chávez subrayó que RCTV no cumplía con los requisitos para “recibir de nuevo la concesión por parte de un Estado serio, responsable y comprometido con un pueblo”. Según él, “el buen periodismo y la libertad de expresión” estaban amenazados por medios como RCTV.

La señal dejó de transmitir en aire y poco después, en julio de 2007, comenzó a operar a través de servicio de suscripción por cable. Esta vez con el nombre de RCTV Internacional y siempre con la misma línea editorial.

La aparición de TeleSur

La Nueva Televisora del Sur, C.A. es una compañía pública que tiene a gobiernos latinoamericanos como sus auspiciadores. Estos son los gobiernos de Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua,Uruguay y Venezuela. Nacida en 2006 como un modo de contrapesar la agenda informativa de las cadenas extranjeras, TeleSur se propone ser “una voz para la construcción de un nuevo orden comunicacional, con una visión integradora de los pueblos”.

TeleSur está disponible en señal abierta vía satélite a América Latina, Estados Unidos, Europa Occidental y África del Norte. En América Latina, paradójicamente, el acceso es más limitado. El director de programación del canal, Aram Arahonian, señaló: “Los dueños de las cableras no nos proveen acceso a sus servicios no es un suceso frecuente, pero nos ha afectado en grandes países. Por ejemplo, en México existen dos monopolios, Televisa y Televisión Azteca. En Argentina, casi todo es controlado por Grupo Clarín. En Brasilla penetración del cable no es tan grande, existen 16,1 millones de suscriptores en [un país de] 190 millones de habitantes, así que es una audiencia de 65 millones de televidentes. Pero el monopólio de Globo y su canal de notícias Globo News no han permitido Telesur en las principales cableoperadoras como Net o Sky”.

Su enfermedad y el tratamiento mediático

La socióloga venezolana Maryclem Stelling, Integrante de Observatorio de Medios del país bolivariano, se quejó en enero pasado del “manejo necrofílico de la salud de Chávez” que hacían los grandes medios.

“Es un manejo necrofílico de la salud de Chávez, una suerte de alegría, se utiliza la ironía y la apuesta a su muerte”, señaló, al tiempo que puntualizó a la prensa española como la más “insidiosa y violenta”. En ese sentido, cabe recordar que El País publicó una foto falsa que atribuyeron al presidente en estado de convalecencia. Esa falsa imagen valió el repudio periodístico de los medios de todo el mundo.

“La oposición venezolana ha tenido más suerte en España que en Estados Unidos, porque en norteamérica la inversión ha sido cuantiosa y los resultados muy pobres; esta oposición está muy descalificada en EEUU”, precisó.

Aló Presidente

Nacido el 23 de mayo de 1999 como un programa de radio, Aló Presidente se transformó al año siguiente en un espacio televisivo. Y desde ese momento nunca dejño de transmitir: en él, el presidente compartía reflexiones sobre el rumbo de Venezuela, al tiempo que instruía a sus ministros y escuchaba pedidos de ciudadanos.

En la página oficial de Aló Presidente, se puede leer: “Gracias al programa, mucha gente ha sido operada, en especial niños con distintos problemas físicos; otros han recibido viviendas, empleos y asistencia legal. En el Aló, Presidente el pueblo ha encontrado a un Primer Mandatario, que lejos de mostrarse como un ser distante, se tornó más allá de la esperanza, en la materialización del logro, la superación del problema y hasta la oportunidad misma de ser escuchado como nunca antes: hablar con el Presidente fue del sueño a la verdad.

En definitiva, Aló, Presidente era y sigue siendo el espacio mediático que el pueblo estaba esperando y espera. Hugo Chávez Frías se convirtió en ese cambio que él mismo y sus compatriotas deseaban ver en Venezuela. Aló, Presidente es la tribuna de aquellos que comparten la ardiente devoción al sueño de Bolívar: escuchar no sólo lo que “halaga a los oídos”, sino escuchar lo que se ha hecho, lo que no se ha hecho y lo que se ha hecho mal; para poder construir, desde las bases, la Patria Nueva”.