Las cuatro personas que ocuparon durante 80 días la Sala Alberdi del Centro Cultural General San Martín, tres hombres y una mujer, desalojaron el espacio ayer a la madrugada, después de que se registraran incidentes en la entrada del predio. Por la tarde, los jóvenes brindaron una conferencia de prensa, en la que denunciaron la represión de la Policía Metropolitana y explicaron que la decisión de dejar la sala obedeció a "la necesidad de la asamblea de preservar la integridad física de los compañeros".

Pero el conflicto no terminó: el gobierno porteño describe el estado de la sala como "calamitoso", y los asambleístas siguen protestando por tener un nuevo espacio de gestión cultural y por "desjudicializar a los compañeros que hicieron la toma". A pesar de su pretensión de salir de la sala sin ninguna imputación penal, los cuatro ocupantes quedaron señalados por el delito de usurpación, en una causa que se inició el pasado 3 de enero. El domingo por la tarde, los jóvenes habían informado su decisión de desocupar la sala de manera inminente, después de que el viernes la Cámara de Apelaciones en lo Penal de la Ciudad ordenara el allanamiento y desalojo. Sin embargo, en esa orden judicial, se le aclaró al juez de primera instancia, Norberto Tavosnanska, que debía ser él quien decidiera cómo instrumentar la medida.

Leé la nota completa en el sitio de Tiempo Argentino - Finalizó la toma y siguen los cruces por el estado de la Sala Alberdi