El auto comenzó a señarse sin saber concretamente cómo sería. Fanáticos son los fanáticos. Todavía faltaba que desde Chevrolet dieran a conocer el nuevo diseño, y si había algún retoque en el motor cuando casi cien personas ya se habían acercado a su consecionaria amiga para asegurarse un modelo a partir de octubre. Hubo tiempo para hacerlo entre el 4 y el 27 de marzo.

General Motors Argentina imaginaba comercializar 50 unidades, pero finalmente fueron más del doble, superando las 130. El número habla del interés del público nacional por contar con este auto, que desde hace años se esperaba pero no llegaba. A modo de comparación, estas unidades representan casi lo mismo que vendieron deportivos mucho más económicos en todo el 2012, como los Peugeot RCZ o Hyundai Genesis. Y superó por escándalo a lo que vendieron en todo un año algunos deportivos de precios o prestaciones similares, como BMW M3 (seis unidades en todo 2012) y Nissan 370Z (tres).