Multimillonario, representante de la anti política, homofóbico y ultraconservador, Horacio Cartés es el flamante presidente electo de Paraguay. Este hombre del Partido Colorado es dueño de uno de los grupos más poderosos de la nación guaraní, el Grupo Cartés, que administra numerosas tabacaleras y empresas dedicadas a las bebidas, el rubro textil y cárnico.

Pero además, el señor Cartés es principal accionista del Banco Amambay, que entre otros incidentes fue parte del escándalo Wikileaks, ya que apareció mencionado como parte de una red de contactos con el narcotráfico.

Con un resultado que le otorga la mayoría con holgada diferencia frente a su competidor del Partido Liberal, Cartes, de 56 años, logró la presidencia paraguaya como abanderado y eterno colaborador monetario del Partido Colorado, la agrupación política que estuvo de una forma u otra en el poder 61 años (incluyendo el mandato del ex gobernante militar Alfredo Stroessner), hasta que fue derrotada en las urnas por Fernando Lugo en 2008.

Su llegada a la política fue por la puerta del escándalo, ya que entre otras declaraciones altisonantes y con claro efecto mediático, Cartés afirmó que el matrimonio entre personas del mismo sexo "es el fin del mundo", y disparó también que si tuviera un hijo gay se suicidaría.

Sin embargo, este hombre de estrecho margen intelectual cursó estudios universitarios, más precisamente mecánica aeronáutica, en los Estados Unidos, para luego volveria Paraguay con 19 años de vida con el fin de dar comienzo a su carrera empresarial, a través de su padre, el poderoso Ramón Telmo Cartes Lind.

En el 2009 formalizó su incursión en la política y se afilió al Partido Colorado, en pleno comienzo del que fue el gobierno del depuesto Fernando Lugo, cuyo derrotero terminó allanándole el camino a este hombre que prometió hacer de Paraguay una empresa.

Cuando formalizó su llegada al Partido Colorado, hasta la entonces presidenta de la agrupación, Lilian Samaniego, dio a entender que Cartés tenía contactos con grupos narcos, rumor extendido en el vecino país y que data de comienzos de siglo, cuando cuando la policía halló una avioneta con matrícula brasileña en su estancia con un cargamento de mediano tamaño de cocaína y marihuana.

Sin embargo, Cartes negó cualquier relación con la avioneta y el cargamento y no fue nunca imputado formalmente ante la justicia por el hecho.